name="bordes_r1_c1"

La utopía en Mendoza a mediados del siglo XIX

por Myriam Arancibia
 

El siglo XIX tiene características propias en nuestro continente, en nuestro país y, también, en nuestra provincia. Es el caso del sanjuanino que vivió en Mendoza, Nicanor Larraín. Su obra presenta personajes que buscan una sociedad mejor, dejando la civilización e internándose en el desierto donde viven los desacreditados indígenas y gauchos. Allí descubre un sistema más justo y participativo que define como liberalismo social, anticipándose a la creación de partidos populares y el sufragio universal.
Reportaje: Hugo Biagini – doctor en Filosofía. Univ. Lanús – Academia de Ciencias – Inv. CONICET. hbiagini@speedy.com.ar - Redacción-edición: Lic. Myriam Arancibia – Informática – CCT Mendoza. marancibia@mendoza-conicet.gov.ar



¿Qué quiere decir cuando habla de utopía endógena?

“Quiero decir que se trata de construir un mundo ideal, desde un determinado lugar. Endógeno, porque parte de la circunstancia local, real. Concretamente, la utopía a la que estoy haciendo referencia, surge en el contexto mendocino hacia 1874. Es decir, no sólo es el hecho de que haya sido escrita en Mendoza sino que, el carácter que tiene, reconoce valores propios. No es algo importado ni ideas de afuera (utopías exógenas), como la de Alberdi contrapuestas a las de Larraín. Alberdi presenta la verdad como algo que viene de Europa para ver cómo estamos portándonos. En el caso de Nicanor Larraín, con su relato fantástico de “Nuevos hornos” o “La ciudad de los césares”, hace una descripción de la cultura indígena o de esa “ciudad de los césares encantada”, su composición y sus mitos. Y le da un valor importante a lo que, n ese momento, estaba bastante desacreditado como los nativos, el gaucho, el indígena y los elementos culturales propios.

¿Por qué utopía?


Porque está construida sobre la idea de que sociedad del momento es imperfecta y, entonces, hay que buscar un referente de afuera que permita verificar que hay un sitio imaginario pero, con una base real como el nuevo mundo donde podían realizarse las aspiraciones de justicia y de un mundo mejor, en contraste con la realidad dificultosa (Larraín estaba atravesando un proceso de lucha electoral en el que pierde su candidato), se siente en medio de las amargas realidades, como dice. Entonces, decide que el protagonista de su obra, Atalibar, abandone la civilización yendo al “desierto”. Lo digo entre comillas porque estaba repleto de salvajes. Ahí encuentra una salida hacia el valor más alto, el sumo bien, que es una sociedad mucho más equilibrada, sin las riquezas y esplendores que suponían los mitos del descubrimiento y la conquista como el dorado del oro, las piedras preciosas y los metales. Encuentra el reconocimiento a un mínimo de justicia social, de distribución, donde hay una participación directa, una especie de democracia sin tantos intermediarios, donde la gente decide y resuelve las cosas de su lugar.

Más socializante, ¿sería?


No sé si tanto. En realidad, el enfoque es el de un liberalismo social, si puede decirse. No es el capitalismo salvaje donde se rechaza toda posibilidad de alterar el orden, supuestamente, natural de quienes mandan y quienes obedecen sino el de un sistema en que la propiedad no es pensada como valor absoluto y puede compartirse, en el que hay un bien común que no está dado por el egoísmo, como se pensaba y aún sigue sosteniéndose con el neoliberalismo que alega que, cuidando cada uno sus propios intereses, termina velando por el interés general e ir acumulando, esforzándose a partir de la iniciativa privada, van a llegar a un mundo mejor, en el sentido, incluso, de eliminar la pobreza. Pero, como podemos verificar con este modelo, fue todo lo contrario.

En algún momento, ¿pensó que no iba a lograrse?

No. Porque, en principio el estaba adelantado como 20 años a lo que, después, fue la revolución del Parque, en 1890, que introduce variables de esa naturaleza. Surgen los partidos populares como la Unión Cívica Radical, el Partido Socialista, la Democracia Progresista, todos apuntando en esa dirección: un orden donde puedan participar más que con un sufragio universal (que se aprueba más tarde). Es decir, mayor representación real de la sociedad civil. Larraín estaba apuntando hacia algo que era anticipatorio, en cierta manera.
 
/ / /

“FILOSOFIA LATINOAMERICANA”

por Hugo E. Biagini

León Dujovne y la filosofía de la historia en Sarmiento

por Gerardo Oviedo

El nosotros latinoamericano y su emancipación: Alteridades, imaginación y memoria[1]

por Marcelo Velarde Cañazares

Revistas Indexadas de Ciencias Sociales y Humanidades 2

por Lucio Lucchesi

Violencia y contraviolencia

por René Báez

La utopía en Mendoza a mediados del siglo XIX

por Myriam Arancibia

El sabotaje como intuición filosófica: Una perspectiva de interpretación en y desde América Latina

por Alejandro Viveros Espinosa, Universidad de Chile

Dialéctica

por Pedro Karczmarczyk, UNLP-CONICET

LA CAÍDA DEL CONCEPTO OCCIDENTAL DEL HOMBRE Y NUESTRAPALABRA

por Arturo Rico Bovio (Universidad Autónoma de Chihuahua)

Teoría, epistemología y multicentrismo. Mariátegui ante la posmodernidad*

por Rafael Ojeda

Los combates por la identidad. Resistencia cultural afroperuana

por Melgar Bao, Ricardo y González Martínez, José Luis

Positivismo y neopositivismo

por Pedro Karczmarczyk, UNLP-CONICET

Pedagogías de las diferencias

por Silvana Vignale, Mariana Alvarado, Marcelo Cunha Bueno, Universidad Nacional de Cuyo

ANÁLISIS DEL ENSAYO ASTRADIANO EL MITO GAUCHO

por Roberto Mora Martínez, CIALC - UNAM

Complejidad e indisciplina

por por Enrique Del Percio

Una Filosofía Argentina en ciernes

por Hugo E. Biagini, Academia de Ciencias-Conicet

Ciencia platónica

por SEBASTIÁN REBELLATO

Arte y conocimiento, La Política del Arte

por Domingo Carlos Tulián (Universidad Nacional de Rosario)

Filosofía, política y alternativas

por Raúl H Dominguez UNSur (Bahía Blanca)

ACCIÓN CULTURAL PARA LA LIBERTAD: AUTONOMÍA Y RESPONSIBILIDAD

por Dra Prof.ra Gabriella Bianco, PhD, LTO

¿Cómo comprender el presente?

por Lic. Horacio Bernardo

¿Uruguay puede pensar por sí mismo?

por Lic. Horacio Bernardo

JORNADAS ANUALES DE FILOSOFÍA. UNIVERSIDAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y SOCIALES

por AA.VV.

De la historia de las ideas a la genealogía localizada de las prácticas

por Hernán Alejandro Cortés

¿Es posible el pensamiento Latinoamericano?

por Juan Bautista Libano

Dimensiones del pensamiento alternativo en Hugo Biagini:

por Marcelo Velarde Cañazares

Los filósofos tempranos en Latinoamérica: Juan Crisótomo Lafinur

por Ricardo San Esteban

AGUSTÍN GARCÍA CALVO: LA ACTUALIDAD DEL ANARQUISMO

por Marta Nogueroles Jové (Universidad Autónoma de Madrid)

Exclusión intelectual y desaparición de filosofías (Los condenados del saber)

por Julio Cabrera (Universidad de Brasilia)

Memoria, verdad, libertad y justicia en Walter Benjamin:

por Gabriella Bianco

Recordando al maestro

por Alejandro Serrano (filósofo nicaragüense)

REVISTAS FILOSÓFICAS INDEXADAS

por CECIES

Revistas Indexadas de Ciencias Sociales y Humanidades

por CECIES

ARTURO ARDAO Y LA HISTORIA DE CONCEPTOS

por Raquel García Bouzas (Instituto de Historia de las Ideas- Facultad de Derecho Udelar Montevideo)

Reportaje completo de Martín Kasañetz a Hugo Biagini

por Martín Kasañetz

El Siglo de Hugo Biagini

por Patrice Vermeren (Université Paris 8)

Dialéctica de la unidad y la diferencia: análisis de la propuesta de Joaquín Sánchez Macgrégor

por Dr. Roberto Mora Martínez (CIALC-UNAM)

LA CONTRACULTURA JUVENIL: DE LA EMANCIPACIÓN A LOS INDIGNADOS, comentario de Marcelo Velarde

por Marcelo Velarde Cañazares

Walter Benjamin: ¿hay que subir en la locomotora de la historia? Implicaciones para América Latina.

por Dr. Gabriella Bianco, PhD bgculture.gabriella@gmail.com

Juan Locke y la construcción del liberalismo político

por Hugo E. Biagini

La justicia sin condición y el horizonte de la humanidad*

por Patrice Vermeren (Universidad Paris 8)

La oscilación entre lógica y retórica en Lógica Viva

por Gabriel García (Universidad de Buenos Aires)

El estado (aburrido) actual de cierta “filosofía”

por Fernando Buen Abad Domínguez

Reseña de "La contracultura juvenil"

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Implosión del capitalismo y pensamiento alternativo latinoamericano (*)

por René Báez

El Discurso político de Juan Bautista Alberdi en la novela Peregrinación de Luz del Día.

por Mauro Scivoli (UNLa)

MEMORIAS DE LA UTOPÍA EN NUESTRA AMÉRICA[1]

por Horacio Cerutti-Guldberg (UNAM) [2]

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (II)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

De pasiones metafísicas y éticas

por Gerardo Oviedo

Tiempo del mundo y tiempo de las víctimas

por Gerardo Oviedo

Martí, una hermenéutica radical desde el presente conosureño

por Gerardo Oviedo

Pequeña variación sobre un prólogo

por Gerardo Oviedo

En memoria al Profesor Félix Schwartzmann Turkenich (1913- 2014)

por Lucio Lucchesi

En busca de un diálogo

por Gregor Sauerwald

Filosofía chilena y su contexto latinoamericano

por Alex Ibarra Peña (Fundación Jorge Millas)

Presentación del libro: “El neuroliberalismo y la ética del más fuerte”

por Pablo Guadarrama González

HUGO BIAGINI Y SU PRODUCCIÓN INTELECTUAL

por Lucio Lucchesi (CECIES)

La necesidad de una nueva con-ciencia ética

por Pablo Salvat

Apostillas sobre drogas, prohibición y lumpenización política

por René Báez (Ex decano de Economía de la PUCE)

EL PERSONALISMO Y LA FILOSOFIA DE LA PRAXIS

por Gabriella Bianco

Desde el pos-modernismo a la pos-verdad

por Dr. Gabriella Bianco, PhD (UNESCO)

/
/ /
/