name="bordes_r1_c1"

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro
 


Poner en diálogo el pensamiento crítico de Paulo Freire y algunas de las discusiones que viene elaborando el proyecto decolonial en torno a la colonialidad, se torna de primordial importancia, si de lo que se trata es de realizar un debate pluralista de ideas desde el pasado y con el análisis del presente. Siendo que la propuesta freireana es un antecedente y fuente ineludible del pensamiento decolonial[1], estas reflexiones tienen como objetivo principal presentar algunas de las líneas centrales de la discusión que plantea el pedagogo latinoamericano sobre la concepción ético-política de la educación, los desarrollos teóricos y prácticos en torno a la educación, la relación opresor oprimido, la relación poder/saber, la vía de la liberación.

Los desarrollos teóricos de Paulo Freire participan en el contexto de debate del pensamiento latinoamericano y cada uno de ellos constituye hoy un aporte substancial a la corriente crítica de la pedagogía latinoamericana y del mundo en general. Al poner el foco en el cuestionamiento sistemático a las formas de poder que se presentan en el acto educativo Freire señala que este ejercicio del poder paternalista y vertical se encuentra estrechamente ligado a las relaciones sociales y culturales de dominación colonial opresor/oprimido. En este sentido su mirada crítica de la realidad, sus escritos y toda su praxis muestran que las determinaciones de poder que se presentan claramente en la relación educativa no son unilineales ni unidireccionales, sino heterogéneas, discontinuas, conflictivas y que detrás de ellas está permanentemente presente la marca de la condición colonial, el lado oscuro de la modernidad.

Desde esta perspectiva se concluye que el retorno actual al pensamiento freireano asume la condición colonial como el lado oscuro de la modernidad y la entiende como intrínsecamente anudada a ésta. Con la “educación liberadora” se asume la ética y la política dejando atrás la “no-ética colonial”, se transita hacia una praxis de descolonialización, inspirada en una “ética otra”, ética de generosidad humana y la responsabilidad. Es la Ética que restituye la palabra negada y silenciada de los pobres, de los desarrapados del mundo, de los “condenados de la tierra”.

Para sostener lo antes planteado es primordial situar en primera instancia a Paulo Freire como un intelectual crítico[2], que asume con total compromiso la voz de los que no tienen voz. Sujeto que encarna el sufrimiento de los oprimidos, que no se limita a ser un simple profesional sin rostro que únicamente se interesa de cuidar el lugar de privilegio que ocupa. El maestro “es un individuo dotado de la facultad de representar, encarnar y articular un mensaje, una visión, una actitud, una filosofía u opinión”[3] para y a favor de los oprimidos[4], con una misión específica que es hacer públicas las críticas a las situaciones conflictivas, complicadas, oponiéndose a la ortodoxia y al dogma, y con un actuar que subvierte el orden establecido siendo su razón de ser representar a los “condenados de la tierra”[5].

En concordancia con lo expresado Enrique Dussel argumenta: “Desde las ciencias sociales críticas el criterio de demarcación se define desde la comunidad de víctimas, cuando interpelan convocando a la solidaridad, a la re-sponsabilidad de los intelectuales orgánicos a colaborar responsablemente en la critica científica del sistema que los oprime. Dicha interpelación pone a dichos intelectuales en posición de exterioridad [...] con respecto al orden social establecido desapareciendo doblemente el espectador desinteresado[6]

Por su parte Freire como pensador crítico realiza un aporte invalorable al pensamiento latinoamericano en todo su sentido, porque es una figura representativa que se compromete con su punto de vista, lo representa y supera las barreras que se le imponen. Es un hombre con “vocación para el arte de representar, ya sea hablando, escribiendo, enseñando”[7] que cree en aquello que expresa, “escribir para mi es tanto un placer como una tarea política que es preciso cumplir[8], no duda en transmitir su experiencia, sus ideas, “no importa por qué razón despertamos un día en tierra extraña. El hecho de experimentarlo trabaja, con el tiempo para que nuevas situaciones nos re-pongan en el Mundo[9], su tarea intelectual es un compromiso con su tiempo, en el dar la cara confronta, se compromete con el conflicto, con la realidad que le toca vivir no tolerando el cinismo que hiere en lo más profundo del ser, por esto subraya en Pedagogía de la Esperanza: “soy sustantivamente político y solo adjetivamente pedagogo[10].

Con su discurso y su práctica Freire interpela y se deja interpelar, se dispone al “Otro[11], subjetiva y objetivamente “salimos para el exterior no para descubrir el secreto de los otros, sino para descubrir el secreto de nosotros mismos[12], tarea ética y política que desoculta, desentraña lo que alguien -el opresor, el poderoso, el rico, el blanco, el europeo, el pensamiento hegemónico del ser- oculta. Recuperar, entonces, la matriz intelectual crítica de Freire es posible si se sitúa en primera instancia la reflexión en el contexto cultural, social, político y económico de surgimiento de su teoría, dado que Paulo Freire -tal como lo describe uno de sus biógrafos[13], Moacir Gadotti[14]- fue un hombre de su tiempo, el pensamiento de Paulo Freire es una teoría del conocimiento de su tiempo, para entender la misma es necesario señalar el contexto social en que surgió, el inicio de su praxis , la cual se sitúa en el Nordeste brasileño, donde en la década de 1960, la mitad de sus habitantes eran analfabetos. Es desde allí donde Freire sostiene que es necesario que el analfabeto pronuncie su propia palabra, la palabra oprimida, para ser dueño de su propio destino, resistir y superar el estado de opresión y sojuzgamiento[15]. La condición de posibilidad de la liberación se encuentra en la exterioridad a la totalidad[16], exterioridad que es encarnada por el oprimido, situación desde la cual es posible elaborar un pensamiento crítico. De esta manera la liberación es posible desde las clases explotadas, es viable si se asume la propia condición, si se la apropia críticamente para generar otros discursos y otras prácticas tendientes a la transformación de un mundo injusto. Esta operación liberadora necesariamente debe reconocer la deshumanización como realidad histórica:¿Quién mejor que el excluido para comprender la necesidad de la liberación?¿Quién sentirá mejor que ellos los efectos de la opresión?¿Quién más que ellos para ir comprendiendo la necesidad de la liberación”[17]. Asumir la inconclusión dentro de un contexto real y concreto afirmarse en la pretensión de libertad, de justicia los oprimidos recuperan “su humanidad despojada”.[18]

Paulo Freire denuncia la colonialidad. Comparte con Dussel y Mignolo el locus de enunciación, participando del reclamo de los oprimidos, de los pobres del mundo. Es así como en continuidad con la línea trazada por Freire, Dussel y Mignolo desde el proyecto decolonial, realizan una crítica sostenida a la modernidad eurocéntrica, e incluyen en su agenda la cara negada de la modernidad, la colonialidad. Desde este lugar de conflicto sugieren caminos alternativos posibles en donde poner en cuestión desde la exterioridad, los supuestos epistémicos que constituyeron la hegemonía europea. En efecto los tres pensadores latinoamericanos comparten la denuncia a la modernidad/colonialidad.

Por ello Dussel en su texto “Sistema –Mundo y Transmodernidad[19], en el marco de la Filosofía de la Liberación sitúa la importancia de la crítica a la modernidad y la contextualiza. Proponiendo como eje una vía crítica de pensamiento de acción ante la globalización eurocéntrica-norteamericana. Señalando que ante el impacto de la modernidad eurocéntrica las distintas culturas irrumpen dando respuestas variadas y renovadas “en un horizonte cultural más allá de la modernidad”[20]. Por otro lado argumenta Dussel la propuesta de un sistema/mundo se afirma a partir del siglo XVIII y se origina con la invasión al continente americano por parte de Europa (1492, tornándose hegemónico mundialmente recién a partir de la Revolución Industrial (Francia, Inglaterra, Alemania), “la visión del sistema-mundo intenta demostrar que desde fines del siglo XV Europa por el descubrimiento de América comenzó a desplegar dicho sistema-mundo como imperio-mundo[21] en este momento nace una “economía-mundo-europea[22]. Junto con Freire, Dussel reacciona proponiendo un pensamiento otro, la transmodernidad, nueva interpretación crítica del fenómeno moderno. Este “más allá” que Dussel va a denominar transmodernidad, interpretando desde la exterioridad el fenómeno de la modernidad para contar lo no contado, “subsumiendo lo mejor de ella pero fuera de ella a los componentes esenciales de las culturas excluidas. Máxima exterioridad, momentos culturales situados fuera de la modernidad[23]. Afirma entonces que la modernidad/colonialidad operó con la exclusión de lo no europeo como criterio civilizador. Por ello se hace necesario un pensamiento crítico desde la exterioridad, la “transmodernidad más allá del mundo y del ser”[24].Transmodernidad punto de arranque desde la exterioridad de la modernidad, desde lo que la modernidad excluyó, ignoró, alteridad opacada, salvaje, incivilizada, negra, india. La transmodernidad de este modo denuncia la exclusión por parte de la modernidad de la mayoría de la humanidad, señalando que a pesar de negación las mayorías resisten y tiene un potencial importantísimo de invención. El “más allá (trans)” indica el punto de arranque desde la exterioridad de la modernidad desde lo que la modernidad excluyó, negó, ignoró, como insignificante, sinsentido, bárbaro, “diversos nombres puestos a lo no humano, a lo irrecuperable, a lo sin historia, a lo que se extinguirá con el avance arrollador de la civilización”[25].Tal como plantea -en la tesis inicial del texto citado- “la modernidad opera hegemónicamente desde hace solo 200 años, poco tiempo para haber penetrado en el “núcleo ético-mítico de las estructuras intencionales culturales milenarias”[26] es por ello que la toma de conciencia por parte de las culturas ignoradas va en aumento, operando el descubrimiento de su identidad negada, esto permite bosquejar para el siglo XXI “un mundo cultural, más allá de la pretensión homegeneizadora de la globalización capitalista actual y de su cultura pretendidamente universal y aún de la afirmación de la diferencia posmoderna a la que le cuesta imaginar otras universalidades culturales”[27]. Se trata desde la transmodernidad asumir lo mejor de la revolución tecnológica, para ponerla al servicio de mundos culturales diferentes “antiguos y actualizados, con tradiciones propias y creatividad ignorada”[28].

Por otra parte en articulación con la propuesta de Dussel, Mignolo –desde la ciencias sociales- en su texto “Paradigma otro, pensamiento fronterizo, colonialidad del poder” nos comunica que se ocupará de “bosquejar un paradigma otro de pensamiento crítico, analítico y utopístico”[29] . Así es como su propuesta tiene sus fundamentos en el grito del sujeto, “en las vidas que gritan a través del sujeto, las miserias a las que fueron llevadas por años de colonialismo y de civilización neoliberal[30]. Por ello argumenta que el paradigma otro es necesario para conectar formas de pensamiento emergente asentado en la experiencia marcadas por la colonialidad. En efecto el paradigma otro se propone denunciar el agotamiento del proyecto moderno. Locus de enunciación que piensa el conocimiento como geopolítica. Lugares de memoria, historia, dolor, lenguas que ya no son lugares de estudio sino de pensamiento, lugares epistémicos. Paradigma otro, argumenta Mignolo, que se conecta con “una experiencia histórica común: el colonialismo; y por un principio epistémico que ha marcado todas sus historias: el horizonte colonial de la modernidad. Esto es, la lógica histórica impuesta por la colonialidad del poder[31].

Desde esta perspectiva la colonialidad que es la cara oculta de la modernidad que con el proyecto neoliberal adquiere nuevas formas de colonización. Por otra parte -continúa Mignolo- “se gestó como relación dialógica y asimétrica de poder en el siglo XVI y sirvió de fundación a la modernidad/colonialidad hasta hoy[32] Pero la colonización europea produjo necesariamente, como resistencia un pensamiento otro que se hizo presente en el “silencio que grita detrás de cada páginas” de autores indígenas , castellanos, y latinoamericanos que denuncian la conquista y colonización de América (Waman Poma, Las Casas, Cesaire, Fanon, Dussel, Quijano, entre otros). Es así como “la geopolítica del conocimiento necesita tener en cuenta las relaciones, por un lado, entre conocimiento y colonialidad y, por el otro, las existencias entre los diferentes “rangos (lengua, epistemología, economía, poder)”[33]. Paradigma otro que tiene en común la crítica a la modernidad desde la colonialidad “no ya la modernidad reflejada a sí misma en el espejo, preocupada por los horrores del colonialismo, sino vista por la colonialidad que la mira reflejase a si misma en el espejo”[34]. Asimismo el Paradigma otro –argumenta Mignolo- se gesta en emancipación de las colonias, de las mujeres de color, en la selva amazónica, que emerge de la colonialidad afirmándose en el conflicto que implica la diferencia colonial que resiste a todo tipo de “globalización localizada y localización globalizada”[35].

De lo que se trata es pensar, discutir, reflexionar las diferencias coloniales y no de diferencias culturales tal como nos fueron inculcadas para enmascarar la injusticia, para ocultar la colonialidad del poder –argumenta Mignolo-. Inscribir a Paulo Freire en la línea de pensamiento crítico, de paradigma otro, se torna de importancia dado que su praxis no pretende transformar la diferencia colonial en objeto de estudio sino de hacerse cargo del grito desesperado de los condenados de la tierra, de los desharrapados del mundo. Por otro lado corresponde ubicar la pedagógica freireana dentro del “pensamiento fronterizo” dado que grita desde “el rumor de los desheredados de la modernidad, aquellos para quienes sus experiencias y sus memorias corresponden a la otra mitad de la modernidad, esto es, a la colonialidad”.[36]

En efecto esta pedagógica surge de la toma de conciencia y del análisis de la colonialidad del poder, dispositivo de reproducción de la diferencia colonial, lugar epistémico de enunciación que describe y legitima un poder atravesado por la dominación, el conflicto y primordialmente como por la idea de raza –como sostiene Anibal Quijano- “clasificación, operación epistémico de los seres humanos en escala de inferior a superior”[37]. Pedagogía crítica que surge desde la subalternidad colonial, que no ignora el pensamiento de la modernidad pero no se somete a él, y coexistiendo y asumiendo el conflicto que ello implica.

En articulación con lo antes dicho la educación liberadora es un acto político, como propuesta pedagógica se inscribe dentro de un paradigma ético-crítico que se piensa desde la exterioridad. Paulo Freire para enriquecer y darle potencia a su pedagogía de la liberación recurre a las denuncias que realiza Frantz Fanon[38], quien saca a la superficie la situación de opresión que viven los condenados de la tierra. Fanon refiere a los oprimidos como los condenados de la tierra, los desheredados de esta manera politiza las relaciones sociales. Efectivamente tal como lo advierte Alejandro De Oto, las palabras de Fanon siguen siendo hoy el centro de una fuerte interpelación al colonialismo, el lugar de una voz dura, poderosa, encarnada en la urgencia política y moral y en el proyecto cultural y político”[39] y este Fanon se lee con claridad en la letra de Pedagogía del Oprimido,las formas de ser y de comportarse de los oprimidos reflejan en diversos momentos la estructura de la dominación[40].

Por otra parte alertar, sobre el riesgo que corre el oprimido producto de su alienación en el opresor, y en consecuencia su imposibilidad de ser, de asumirse tal cual es “colonizado” es tarea imprescindible –sostiene Freire – para recorrer el camino de la liberación. En la etapa emancipatoria el colonizado –advierte Fanon- pasa de la inmovilidad a desear el lugar del colono que es el es lugar de la supervivencia con un poder. “No hay colonizado que no sueñe cuando menos una vez al día en instalarse en el lugar del colono[41].Freire también entiende junto con Frantz Fanon que la resistencia a la colonización no es suficiente para recorrer el camino de la liberación y por ello insiste: “en tanto marcados por su miedo a la libertad, se niegan a acudir a otros prefiriendo la adaptación[42].Siguiendo las huellas de Fanon Paulo Freire –insiste- el oprimido debe asumir su lugar en el mundo, hacerlo consciente para transitar a partir de allí el camino y la lucha por la liberación.

De este modo Freire denuncia a través de su teoría y práctica pedagógica la situación de sometimiento del oprimido “Solo en la medida que descubran que alojan al opresor podrán contribuir a construcción de su pedagogía liberadora[43]. Por ello Freire continuando la línea trazada por Fanon politiza las relaciones educativas. El oprimido para ambos es aquel que “emerge del mundo marcado por la colonialidad del ser"[44]. Colonialidad que legitima la violencia moderna, aquella que Maldonado Torres denomina “no-ética”, porque es la negación de la diferencia del otro. El Otro no-es (sujeto) está invisibilizado y deshumanizado, es objeto de la violencia del opresor, del colonizador, del poderoso, del rico. Recorrer el camino de la liberación de la descolonización -afirma Fanon- es “creación de hombres nuevos. Pero esta creación no recibe su legitimidad de ninguna potencia sobrenatural, la ´cosa´ colonizada se convierte en hombre en el proceso mismo por el cual se libera. En la descolonización hay, pues, exigencia de una replanteamiento integral de la situación colonial[45]. De esta manera aparece el Otro como otro entre otros. La justicia pues, crea a partir de la relación vertical entre subjetividad y otredad relaciones horizontales entre yo y otros”.[46] De esta manera lo trans-ontológico sirve de fundamento a lo ontológico, de este modo la Ética precede a la ontología. Freire y Fanon acuden y asumen al grito/llanto del condenado. Efectivamente restauran la ética “dándole lugar humano a las diferencias ontológicas y trans-ontológicas”[47].

Por otra parte la lucha por la liberación no se justifica sólo por el hecho de tener libertad para comer, sino que es necesaria la liberación para crear y construir, para admirar y aventurarse. Tal libertad requiere que todo hombre y mujer, niño y niña, sean creativos, activos responsables, no autómatas. El resultado de la transformación, de la liberación, es el amor a la vida.[48]. ¿Por qué no arriesgar un acto de amor, reconociendo al otro como ser humano?, se interroga Freire. El amor es compromiso con los hombres. Dondequiera que exista un hombre oprimido el acto de amor radica en comprometerse con la causa de su liberación y este compromiso con su carácter amoroso es dialógico, ético y político[49]. Espacio de la ética que se inscribe en el “cara a cara”[50].

De este modo hombres (y mujeres) radicales, comprometidos con la liberación no se dejan aprisionar por la realidad, por el contrario, se insertan en ella para conocerla y transformar y no temen enfrentar, no temen escuchar, no temen el descubrimiento del mundo. No temen el encuentro con el pueblo, no temen el diálogo con éste, de lo que resulta un saber cada vez mayor para ambas partes. No se sienten dueños del tiempo, ni dueños de los hombres, ni liberadores de oprimidos. Se comprometen con ellos, en el tiempo para luchar con ellos por la liberación de todos[51]. En palabras del Maestro “nadie libera a nadie, ni nadie se libera solo. Los hombres se liberan en comunión” [52] Es así como la preocupación de Paulo Friere por la educación y por hacer de ella un espacio de crítica y de resistencia a la propuesta hegemónica, es un tema que lo desvela y pone de manifiesto su compromiso con los otros desde los inicios de su praxis. En este contexto de discusión Freire plantea como punto de partida para pensar su propuesta pedagógica que el espacio educativo se sostiene creando espacios de reflexión y diálogo que permitan al oprimido reconocer su situación de sojuzgamiento para así motorizar la búsqueda de su liberación, reconocimiento que este proceso no puede darse sino es con los otros, hombres y mujeres.

De esta manera la formulación del concepto “educación liberadora”, es un elemento central para poder desarrollar una reflexión en torno a la pedagógica freireana. Cabe en este punto la siguiente aclaración, la referencia a esta denominación –pedagógica[53]- es para afirmar que la propuesta de Paulo Freire se encuentra ligada a la reflexión filosófica. Esta conceptualización amplia y crítica de la pedagogía, es acuñada por Enrique Dussel, quien sostiene que la “pedagógica” es parte de la filosofía, en ella se piensa la relación cara-a-cara del maestro-discípulo, filósofo-no filósofo, político-ciudadano. En ella se asume que el maestro es “solo un sujeto pro-creador”[54]. Desde este punto de vista se argumenta que Paulo Freire como pedagogo nos define las condiciones de posibilidad del surgimiento del nivel del ejercicio de la razón ético-crítica como condición de un proceso educativo integral. Se trata de una revolución copernicana[55] -señala Dussel, en Ética de la liberación en la era de la exclusión y la globalización- que está lejos de ser comprendida en el campo de la pedagogía. Freire parte del oprimido, del marginal, del analfabeto. Del educando en el límite, en cuanto tal, de aquel que necesita como nadie ser educado. Freire se sitúa en la máxima negatividad posible en la exterioridad a la totalidad, en la exterioridad negada y excluida por la expansión moderna de la Europa hegemónica. Así es como Freire tiene muchas denominaciones para el punto de partida negativo: la conciencia ingenua, la cultura del silencio, la mitificación de la realidad, etc. Se trata, estrictamente del pasaje de una conciencia sometida, masificada o fanática, a una conciencia critica. Desde la conciencia ingenua emerge la conciencia crítica, ante la cultura del silencio el poder hablar, ante la mitificación de la realidad la desmitificación, ante la deshumanización la humanización, ante el racismo el “cara a cara” [56]

En la medida que se descubran -sostiene Freire- que reconozcan que la deshumanización es una realidad histórica, los oprimidos podrán preguntarse por la otra viabilidad, la de su humanización:

“En verdad, si admitiéramos que la deshumanización es vocación histórica de los hombres, nada nos quedaría por hacer sino adoptar una actitud cínica o de total desespero. La lucha por la liberación, por el trabajo libre, por la desalineación, por la afirmación de los hombres como personas, como “seres para sí no tendrían significación alguna. Ésta solamente es posible porque la deshumanización, aunque sea un hecho concreto en la historia, no es, sin embargo, un destino dado, sino resultado de un orden injusto que genera la violencia de los opresores y consecuentemente el ser menos. Ambas, en la raíz de su inconclusión, se inscriben en un permanente movimiento de búsqueda[57]

Humanización y deshumanización, dentro de la historia, en un contexto real, concreto, objetivo, son posibilidades de los hombres como seres inconclusos y conscientes de su inacabamiento. Como así mismo la liberación será posible a través de la praxis de su búsqueda. Por otra parte en el proceso de liberación el sujeto deja de ser objeto de otro, en tanto el oprimido deja de ser emocionalmente dependiente del opresor y puede pasar de un estado de conciencia mágica/ingenua, a una conciencia crítica / política. Se trata de buscar en nuevas palabras, no para coleccionarlas en la memoria, sino para decir y escribir el mundo. De esta manera, el sujeto piensa el mundo, lo juzga, toma la palabra, se percibe testigo de la historia y se hace reflexivamente responsable de su historia.

Así es como Freire se propone realizar una crítica sostenida a la educación bancaria. Desde esta perspectiva la educación moderna ilustrada/eurocéntrica desde sus orígenes remite a una concepción alienante, que inmoviliza. Por otra parte en ella el que enseña tiene el saber que deposita en aquel que aprende y el que se educa recibe pasivamente aquello que se le da. Educación bancaria que es mera narración, discurso y disertación ante un otro pasivo, quieto, silenciado. En ésta el sujeto que narra, transmite una palabra vacía, ajena a la vida real de él y de sus educandos, desvinculada del contexto, con contenidos que son solo retazos de la realidad, “palabra hueca de verbalismos alienantes"[58]. De este modo la subjetividad del que aprende con la memorización, con la repetición, en la mecanización de sus palabras y acciones se somete. Se convierte en un mero depositario de un saber que le es ajeno, que lo deja al margen de la búsqueda, del encuentro con el mundo, con los otros, al margen de la praxis, que lo remite a un espacio vacío, en donde no puede ser ni estar. Asimismo en esta educación alienante y sabionda, en esta educación bancaria, los educadores y los educandos se someten al saber colonizador/colonial quedando al margen de toda posibilidad de una práctica creativa, crítica y comprometida: “En la visión bancaria de la educación, el saber, el conocimiento, es una donación de aquellos que se juzgan sabios a los que juzgan ignorantes. Donación que se basa en una de las manifestaciones instrumentarles de la ideología de la opresión: la absolutización de la ignorancia, que constituye lo que llamamos alienación de la ignorancia, según la cual ésta se encuentra siempre en el otro. El educador que aliena la ignorancia, se mantiene en posiciones fijas, invariables. Será siempre el que sabe, en tanto los educandos serán siempre los que no saben. La rigidez de estas posiciones niega a la educación y al conocimiento como procesos de búsqueda”[59]

Como argumenta -Enrique Dussel-en la visión bancaria de la educación “el maestro dominador tiene como fundamento de su ethos una profunda desconfianza de su discípulo[60]. Por ello no logra instaurar mediaciones educativas en libertad. De esta manera la injusticia se manifiesta en el magisterio por la actitud permanentemente jactanciosa.”Lo más grave es que frecuentemente no existe en la conciencia ideológica la menor culpabilidad por el acto docente encubridor, falso”[61]. El maestro del sistema vigente realiza una operación de ocultamiento de la exterioridad. “Solo lo acepta como no-ser, como nada, como tabula rasa, como huérfano, como ignorante, como materia a ser formalizada: como objeto”.[62]

Muy por el contrario en la pedagogía de la liberación, lo que se funda es escuchar la palabra del Otro, esta praxis de liberación pedagógica se practica como “ethos de amor-de-justicia[63]. De esta manera en el relato liberador de Freire lo que se lee es la intención de refutar supuestos epistemológicos de producción de saber que solo se enmarcan dentro de cánones y paradigmas establecidos por la ciencia occidental, saberes que niegan toda posibilidad de formas de “pensamiento otro[64] siendo que la educación bancaria encarna la colonialidad y tal como argumenta Nelson Maldonado Torres[65] la colonialidad: “se mantiene viva en manuales de aprendizaje, en el criterio para el buen trabajo académico, en la cultura, el sentido común, en la auto-imagen de los pueblos, en las aspiraciones de los sujetos (…) La colonialidad no es simplemente el resultado o la forma residual de cualquier tipo de relación colonial. Esta emerge en un contexto socio-histórico, en particular el descubrimiento y conquista de las Américas (…) relación económica y social que se conjugó con formas de dominación y subordinación, que fueron centrales para mantener y justificar el control sobre sujetos colonizados[66], asimismo la educación bancaria es una herramienta de reproducción de pensamiento colonial que opera como re-productora del conocimiento que es considerado válido por la ciencia europea-norteamericana.

En contraposición a ésta -educación bancaria-, la pedagogía de la liberación propone que educador y el educando, ambos en una relación dialéctica se eduquen mutuamente. Y es la educación liberadora como espacio de diálogo, la que permite la toma de la palabra, y a partir de ella leer el mundo críticamente, rebelarse contra la domesticación y resistir la opresión dentro de un horizonte utópico, horizonte tal que Freire deja abierto, no definiendo ni limitando a la manera de un pensamiento único. El diálogo opera constituyendo una comunidad de comunicación que historiza la intersubjetividad histórica, establece relación con los otros, y en él nadie tiene la iniciativa absoluta. En la dialógica freireana los participantes observan el mundo, se apartan de él y con él coinciden, en él se ponen y oponen.

De esta manera el diálogo no es un mero producto histórico sino la propia historización. Lo dialogal permite cobrar conciencia del ser en el mundo con los otros, con la realidad, como condición indispensable para el proceso de conocer en donde la dicotomía entre objetividad/ subjetividad, acción /reflexión, práctica/teoría, no tiene lugar. De este modo en el proceso reflexivo y crítico se descubre la realidad social como algo que está comenzando a ser, como algo que se está haciendo. La educación para la liberación se ubica así como un acto de conocimiento, como un acto político de aproximación crítica a la realidad, como un acto transformativo en tanto y en cuanto el sujeto consciente de si mismo interviene en la realidad para transformarla, y no toma a la realidad como un dado imposible de cambiar.[67]

La propuesta de educación liberadora es un instrumento conceptual para pensar el proceso de liberación del oprimido, siendo la educación para la libertad un camino posible para junto a otros transitar el camino de la transformación de la realidad injusta, desigual y opresora. La apuesta freireana es un desafío a la renovación de la pedagogía tal como se vino pensando hasta ahora, pues su intención, es interpretar la propuesta moderna ilustrada-totalizadora, eurocéntrica y etnocéntrica desde situarla en el dominio de lo cultural, sometiendo a discusión la relación opresor/oprimido, educando/educador y proponiendo una educación real política, centrada en la acción permanente de transformación de la realidad. Esta educación así pensada es una praxis que se reconoce en la hacer con otros en pos de una transformación creativa de la realidad, en donde el conocer implica búsqueda, descubrimiento, acción y reflexión. El acto de conocimiento puesto en práctica por una educación así concebida se da en la unidad de la práctica y la teoría, de donde resulta, de manera cada vez más urgente, la necesidad de que su fuente sea el trabajo de los educandos y de los educadores.

Con la educación liberadora se asume la ética y la política dejando atrás la no-ética colonial, se transita hacia una praxis de descolonialización, inspirada en una ética otra, ética de generosidad humana y la responsabilidad. Es la Ética que restituye la palabra negada y silenciada de los pobres, de los desarrapados del mundo, de los condenados de la tierra. “Se trata, pues, de una ética de la descolonización o de la liberación, que orienta una política radical de oposición a la colonialidad en todas sus formas”[68]

Tal como afirma Fanon: “La descolonización no pasa jamás inadvertida puesto que afecta al ser, modifica fundamentalmente al ser, transforma a los espectadores aplastados por falta de esencia en actores privilegiados. Introduce un nuevo lenguaje, una nueva humanidad”[69].Se trata de un pensamiento crítico y decolonial pues implica a la deshumanización presente en la colonialidad, considera la resistencia y las luchas en contra de la colonialidad pensando no solo desde su paradigma, sino desde la gente y sus prácticas sociales, epistémicas y políticas[70] y por otro lado asume una ética en donde el sujeto en la posición de esclavo no busca el simple reconocimiento –del opresor- sino que ofrece algo. De esta manera se establece una donación y un reconocimiento entre los oprimidos practica y actitud epistémico- crítica que opera desde la resistencia[71] asumiendo la marca de la experiencia de la herida colonial en toda su complejidad.

Desde lo reseñado precedentemente se puede re-afirmar que Paulo Freire desde la educación liberadora, Fanon desde los condenados de la tierra, Enrique Dussel desde la Filosofía de la liberación y Walter Mignolo desde paradigma otro, comparten la crítica a la modernidad europea desde la periferia de la modernidad, el Sur, y piensan a la colonialidad desde la colonialidad misma. Y tal como afirma Mignolo en el final de su texto “la geopolítica del conocimiento nos ayuda a comprender que no toda crítica a la modernidad y al capitalismo está revuelta en el mismo saco, indistinto y guiado por la marcha triunfante y celebratoria del posestructuralismo[72]

En continuidad con la línea trazada se afirma que: teniendo en cuenta los aportes del pensamiento decolonial, la operación de una pedagogía critica será entonces restituir la identidad negada despojada, que fue reemplazada por una identidad racial colonial y negativa. Denunciar y politizar las relaciones educativas, humanizarlas y contrarrestar la fuerza y legitimidad de un sistema histórico impuesto (la modernidad europea)[73]. Llevar adelante acciones guiadas por deseo de restaurar la ética dándole un lugar humano a las diferencias ontológicas, con el oprimido y no para él tiene que ser el objetivo primordial de una pedagogía que participa activamente en la lucha por la permanente recuperación de la humanidad negada[74], que reconoce la acción pedagógica como lucha por la liberación.

Es así como hoy se puede inscribir y enmarcar la propuesta freireana dentro del giro decolonial dado que su pensamiento crítico recorre las preocupaciones de la colonialidad del poder, del saber y del ser. Operando política y éticamente cuestiona el poder colonial en tanto denuncia que el mismo se impone desde la lógica de la dominación y la opresión. Por otro lado expresa una critica contundente al saber colonial que establece jerarquías (docente/alumno, sabio/ignorante, saber científico/saber cotidiano) y solo permite que algunos produzcan conocimiento. Y finalmente comparte con el proyecto de-colonial su quehacer epistémico tanto como ético- político, porque plantea la necesidad transitar el camino de la liberación a partir del compromiso permanente del oprimido consigo mismo y con los otros en la acción transformadora de un mundo injusto.

Desde esta perspectiva se concluye que el retorno actual al pensamiento freireano asume la condición colonial como el lado oscuro de la modernidad y la entiende como intrínsecamente anudada a ésta. Asumiendo la exterioridad, la interpelación y la construcción conjunta de saberes se integran nuestras vivencias culturales, tanto en lo académico como en lo cotidiano, estableciéndose así un punto de “resistencia semiótica capaz de resignificar las formas hegemónicas de conocimiento[75]. Epistemes de frontera, zonas de contacto, espacio trans-moderno en el cual se conjugan las experiencias geopolíticas y las memorias de la colonialidad, en donde se crean “formas alternativas de racionalidad ética y también nuevas formas de utopía[76].

 
 
Bibliografía

Escobar, Arturo. 2003. “Mundos y conocimientos de otro modo”: el programa de investigación de modernidad/colonialidad Latinoamericano. Tabula Rasa. (1): 51-86.

Castro-Gómez, Santiago y Ramón Grosfoguel. 2007. “Prólogo. Giro decolonial, teoría crítica y pensamiento heterárquico” En: Santiago Castro-Gómez y Ramón Grosfoguel (eds.), El giro decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. pp. 9-23. Bogotá: Iesco-Pensar-Siglo del Hombre Editores.

De Oto, Alejandro. 2003. Frantz Fanon: política y poética del sujeto poscolonial, México, El Colegio de México. Centro de Estudios de Asia y África.

Dussel, Enrique. 2004. “Sistema mundo y transmodernidad”. En: Saurabh Dube, Ishita Banerjee y Walter Mignolo (eds.). Modernidades coloniales. pp. 201-226. México. El Colegio de México.

Dussel Enrique.2002. La Ética de la liberación. En la era de la globalización y la exclusión. 4ª edición. Madrid. Editorial Trotta .

……………….. 1988. La Pedagógica Latinoamericana en Filosofía ética de la liberación, Buenos Aires, Ed. Megalópolis.

………………….1975. Hacia una Pedagógica de la Cultura Popular en Cultura Popular y Filosofía de la Liberación. Buenos Aires. Fernando García Cambeiro. Pp.141-180

Freire Paulo [(1970)2002]. Pedagogía del Oprimido. Siglo XXI Editores Argentina.

……………. [(1993) 1996]. Pedagogía de la Esperanza. México, Siglo XXI Editores.

……………..1996.Cartas a Cristina. Mexico. Siglo XXI Editores.

Maldonado-Torres, Nelson.2007. “Sobre la colonialidad del ser: contribuciones al desarrollo de un concepto”. En: Santiago Castro-Gómez y Ramón Grosfoguel (eds.), El giro decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. pp. 127-167. Bogotá. Iesco-Pensar-Siglo del Hombre Editores.

Mignolo, Walter.2003. “‘Un paradigma otro: colonialidad global, pensamiento fronterizo y cosmopolitismo crítico” En: Historias locales-diseños globales: colonialidad, conocimientos subalternos y pensamiento fronterizo. Madrid. Akal

Quijano, Aníbal. 2000. Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. Edgardo Lander (ed.),La Colonialidad del saber: Eurocentrismo y Ciencias Sociales. Perspectivas Latinoamericanas. pp. 201-245. Caracas. CLACSO.

Said Eduard. 1996. Representaciones del intelectual. Buenos Aires. Paidós.

Walsh, Catherine 2005. “Introducción. (Re) pensamiento crítico y (de)colonialidad”. En: Pensamiento crítico y matriz colonial, C. Walsh (ed.). Quito, UASB/Abya Yala.



[1] Como referentes teóricos principales podemos situar a Dussel, Mignolo, Quijano, Maldonado Torres, Castro Gómez, Grosfoguel, , Walsh entre otros. Decolonial, refiere al concepto crítico que cuestiona la centralidad epistemológica , del ser y del poder europeo-norteamericana, y recupera en su mismo desarrollo la historia negada de la “América Profunda” y se propone irrumpir con la palabra y el silencio desde un pensamiento otro. Movimiento intelectual que es crítica de la superioridad asignada al conocimiento europeo, conocimiento etnocéntrico que desconoce y excluye los conocimientos subalternos ignorándolos, omitiéndolos y silenciándolos. Es un andar y des-andar la colonización para desde allí asumirla. Es poner la diferencia colonial en el centro del proceso de la producción de conocimiento. Véase Castro Gómez y Grosfoguel (2007, p.20).

[2] Se toma como referencia para desarrollar este punto lo planteado, Edward Said en su libro Representaciones del intelectual, cuando plantea que es primordial afirmar que el intelectual es un individuo con un papel público específico en la sociedad que no puede limitarse a ser un simple profesional sin rostro, que únicamente se preocupa de cuidar el lugar de privilegio que ocupa. Desarrolla de esta manera la línea trazada por Gramsci Véase Eduard Said (1996)

[3] Véase Eduard Said (1996,p.30)

[4] Pobre, excluido/a, sin techo, analfabeto/a, distintos nombres para la exterioridad

[5] Se hace referencia a la expresión acuñada por Fanon para nombrar a los oprimidos.

[6] Dussel Enrique[1998]2002, p.445]

[7] Véase Eduard Said (1996,p.31)

[8] Véase Freire Paulo, (1996,p.17)

[9] Véase Freire Paulo[(1970)2002, p.21]

[10] Véase Freire Paulo, [(1993) 1996, p.5]

[11]Hacemos referencia a la conceptualización de Emmanuel Levinas en relación al sentido del ser que para este teórico solo puede ser hallado en la relación con el otro. La preocupación por la relación sujeto objeto desaparece y aparece la preocupación por la presencia del Otro, el Otro que es irreductible al yo, y que debe ser respetado porque sin el Otro el yo no puede ser Sujeto. Según el análisis de Emanuel Levinas, en el reconocimiento del “Otro en tanto Otro”, la ética precede a la ontología, es una responsabilidad que se origina en el “cara a cara” con el “Otro”, el pobre, el huérfano, la viuda, el oprimido, el niño y la niña hambrientos.

[12] Véase Freire, Paulo. (1986. p.102 )

[13] Véase estas referencias pertenecen al libro Paulo Freire, una biobibliografía cuyos compiladores son Moacir Gadotti y Carlos Torres con la colaboración de Ana María Araujo Freire, Ángela Antunes Ciseski, Francisco Gutiérrez, Heinz –Peter Gerhardt, José Romao y Paulo Padilha, editada en 2001. Allí realizan un pormenorizado recorrido por la obra de Freire teniendo en cuenta su biografía, sus escritos y los escritos sobre él.

[14] Moacir Gadotti fue discípulo de Freire a quien conoce en el exilio del maestro en Ginebra en el año 1967.

[15] Véase Freire Paulo

[16] Dussel, Enrique. 2004, pp.220-221

[17] Véase Freire Paulo , [ (1970) 2002,p. 34]

[18] Véase Freire Paulo, [(1970)2002,p.36]

[19] Véase Dussel Enrique ,(2004,p. 201-226)

[20] Véase Op Cit., (2004p. 201)

[21] Véase Op Cit., (2004p. 203)

[22] Ibid., (2004,p.203)

[23] Véase Op Cit.,( 2004,p. 205)

[24] Véase Op Cit.,( 2004,p. 221)

[25] Véase Op Cit., (2004,p. 222)

[26] Ibid., (2004,p.222)

[27] Véase Op Cit., (2004,p. 223)

[28] Ibid, (2004,p.223)

[29] Véase Mignolo, (2003, p. 19)

[30] Véase Op Cit.,( 2003,p. 20)

[31] Véase Op Cit.,( 2003, p.23)

[32] Véase Op Cit.,( 2003, p.24)

[33] Véase Op Cit.,( 2003,p.26-27)

[34] Véase Op Cit.,( 2003,p.27)

[35] Véase Op Cit.,( 2003,p. 57)

[36] Véase Op Cit.,( 2003,p.27)

[37] Véase Op Cit.,( 2003,p. 39)

[38] Médico y escritor de Martinica (1925-1961). Los Condenados de la Tierra junto con Piel negra máscaras blancas forma parte de los escritos principales de Frantz Fanon. Escrita y publicada en 1961.

[39] Véase De Oto, A. (2003,p.19)

[40] Véase Freire Paulo[(1970)2002, p.57)

[41] Véase Fanon Fantz [(1961) 1974, p. 34], sobre el tema resulta sustancial tener en cuenta lo desarrollado por Alejandro De Oto, Las huellas del sujeto: historicidad y liberación en Frantz Fanon.(2003)

[42] Véase Freire Paulo[(1970)2002, p.38]

[43] Véase Freire Paulo Op. Cit. p.35

[44] Maldonado Torres, Nelson (2007, p.151)

[45] Véase Fanon Fantz [(1961) 1974, p. 31]

[46] Maldonado Torres, Nelson (2007, p.151)

[47] El término “trans-ontológico” Maldonado Torres se refiere a Ética planteada por Emanuel Levinas interpretando que “la introducción de la justicia contiene el exceso de la demanda ética por el Otro y la divide igualmente entre todos los otros”. Véase Maldonado Torres (2007,p.152)

[48] Véase Freire Paulo[(1970)2002, p. 65]

[49] Véase Freire Paulo, ([1970]2002 pp. . 101-110)

[50] Expresión que ocupa un lugar central en el pensamiento de Emanuel Levinas.

[51] En Pedagogía de la Esperanza, Paulo Freire realiza una autocrítica respecto al uso del genérico “hombre” para denominar tanto a hombres como a mujeres. En este libro explicita claramente su postura respecto a las cuestiones de género.

[52] Véase Freire Paulo[(1970)2002, pp. 26-29]

[53]Veáse Dussel, E.( 1988 p. 125)

[54] Véase Dussel, E. (1975,p. 169)

[55] A la manera de un giro porque ya no es solo el maestro el que enseña y el alumno el que aprende. Ambos en una relación dialéctica, educando educador se educan mutuamente. Esto no quiere decir que olvida la asimetría en la relación sino que el educador también aprende cuando enseña. Ya no es más el educador quien deposita en el educando todo su saber y el educando pasivamente recibe aquel saber que se le da. En la propuesta freireana ambos construyen conocimiento. El educador en el mismo proceso de enseñar aprende.

[56] En este punto Enrique Dussel establece una relación entre Freire y el sentido del ser para Levinas que solo puede ser hallado en la relación con el otro. En este sentido la preocupación por la relación sujeto objeto desaparece y aparece la preocupación por la presencia del otro, el otro que es irreductible al yo, y que debe ser respetado porque sin el otro el yo no puede ser si mismo. Véase Dussel Enrique (2002,pp. 430-435).

[57] Véase Freire Paulo [1970 (2000)p. 31-32]

[58] Véase Freire Paulo [(1970) 2000, p. 20]

[59] Véase Freire Paulo, [(1970)2002,p. 73]

[60] Véase Enrique Dussel, (1975, p.161)

[61] Ibid, p.161

[62] Ibid, p. 161

[63] Ibid, p. 161

[64] Esta expresión es una conceptualización acuñada por Walter Mignolo para establecer un posicionamiento crítico al pensamiento eurocéntrico y moderno implantado por el colonialismo; esta actitud asume en toda su complejidad el lado oscuro de la colonialidad y en consecuencia de la modernidad. Véase Mignolo, Walter. (2003 p.19)

[65] Nelson Maldonado Torres, es un filósofo puertorriqueño contemporáneo, que inscribe sus reflexiones teóricas dentro de la corriente de pensamiento decolonial.

[66] Véase Maldonado Torres (2007, p.131)

[67] Véase Freire Paulo, [(1970)2002,pp.71-98]

[68] Véase Maldonado Torres (2007 pp.155-156)

[69] Véase Frantz Fanon ([(1961) 1974, p. 31)

[70] Walsh (2005, p. 23-24).

[71] Véase Maldonado-Torres N. (2007, p. 158)

[72] Véase Mignolo, (2003, p.57)

[73] Véase Maldonado-Torres N. (2007, p.147)

[74] Véase Freire Paulo, [1970]2002 pp. . 34

[75] Véase Castro Gómez, S. y Grosfoguel Ramón (2007,p.20)

[76] Véase Castro Gómez, S. y Grosfoguel Ramón (2007,p.21)

/ / /

La estética de la ética y la política de la neutralidad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La Inteligencia colectiva

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Palabras que curan, palabras que matan

por Jorge Majfud, The University of Georgia

La realidad del deseo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Breve historia de la idiotez ajena

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Entre curandero y terapeuta o el miedo a la libertad

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Blanco x Negro = Negro

por Jorge Majfud, The University of Georgia

En defensa de los valores de la inferioridad natural de las mujeres

por Jorge Majfud, University of Georgia

América y la utopía que descubrió el capitalismo

por Jorge Majfud, The University of Georgia

Venezuela, la encrucijada Histórica de un pueblo

por Maximilien Arvelaiz, Moises Durand

Estados desunidos de América

por Jorge Majfud

LA RECUPERACION DEL PARAISO

por Alejandro Serrano Caldera

El imperio de los falsos dilemas. Providas y proabortos

por Jorge Majfud

La rebelión de la alegría

por Jorge Majfud

Una sola Bolivia, blanca y próspera

por Jorge Majfud, The University of Georgia

El bombardeo de los símbolos

por Jorge Majfud

Bienaventuranzas del libre mercado

por José Toledo Alcalde

La irrupción de lo invisible

por William Ospina

La gestación del pueblo brasilero, la universidad y el saber popular

por Leonardo Boff / Servicios Koinonia

"Haya de la Torre y Julio Antonio Mella en México" Carta alusiva del autor

por Ricardo Melgar

La revolución en los claustros

por Por Julián Bruschtein

Eduardo Galeano y los ojos abiertos de América Latina

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

El complejo de Malinche

por Jorge Majfud, Lincoln University

El continente mestizo Adelanto de las conclusiones finales del libro La literatura del compromiso

por Jorge Majfud

Al César lo que es de Dios

por Jorge Majfud, Lincoln University

El feminismo conservador

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Estado, divino tesoro

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

¿Por qué vivo en Estados Unidos?

por Jorge Majfud, Lincoln University of Pennsylvania

Diez tesis acerca del sentido y la orientación actuales de la investigación sobre la globalización

por François de Bernard

El eterno retorno de Quetzalcóatl II* Quetzalcóatl y Ernesto Che Guevara

por Jorge Majfud, Lincoln University

La política santa y el temblar de los templos

por Jorge Majfud, Lincoln University

Revistas de Pensamiento y Estudios Latinoamericanos:

por CECIES

El capital intelectual

por Jorge Majfud, Lincoln University

Trabajo y migración en las fronteras de la precarización

por Daniela Romina Ferreyra (FFL, UBA)

Entre la pedagogía freireana y el pensamiento decolonial

por Inés Fernández Moujan, Universidad Nacional de Río Negro

(DIS)LOCACIONES DE LA GLOBALIZACIÓN

por Ana Carolina Dilling, FFL UBA

Colonialidad del ser, delimitaciones conceptuales

por María Marta Quintana, Universidad Nacional de Río Negro

LA OPCIÓN DECOLONIAL

por Zulma Palermo, Univ. Nac. de Salta

Racismo cultural, migración y ciudadanía

por Lucía Alicia Aguerre

Monopolio de la palabra y disputa de sentido

por Rosario Sánchez (UBA)

El Desastre Natural. Una lectura alternativa

por Margarita Gascón (CONICET, Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, Centro Científic)

Cine latinoamericano

por Jorge Majfud, Lincoln University

Notas al margen del camino*

por Jorge Majfud

Pensamientos sobre la integración latinoamericana: un corpus textual

por Gerardo Oviedo UBA-UNLP-USES

El Producto de la Bestia Interior

por Jorge Majfud, Lincoln University

Disculpen la molestia

por Eduardo Galeano

UNA DECLARACIÓN FEMINISTA AUTÓNOMA

por Encuentro Feminista Autónomo, Ciudad de México

AHORA, QUE JUEGEN LOS NIÑOS

por Eduardo Bustelo Graffigna, Universidad de Cuyo

Interculturalidad, verdad y justicia

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

SEGUNDA INDEPENDENCIA, Nuevas formas de democracia en América Latina

por Dina Picotti, Universidad de General Sarmiento

El realismo mágico latinoamericano Honduras y Uruguay: tan diferentes, tanto iguales

por Jorge Majfud, Lincoln University

Cultura Popular e Imaginario Social

por Adriana Fernández Vecchi

La guerra ilustrada, una visión del conflicto hispano norteamericano

por Carlos Javier Pretti (CONICET)

Morir en América latina en los tiempos de las revoluciones

por Gustavo Ortiz (CONICET)

¿INDIANISMO O INDIGENISMO?

por Gustavo R. Cruz

Superhéroes (V) La cultura de las máscaras

por Jorge Majfud, Lincoln University.

La Virgen y el Quetzal, memoria profunda de Amerindia

por Jorge Majfud, Lincoln University

Salvación colectiva por la sociedad

por Canzutti Alan, UNCo

La vanidad de los pueblos

por Jorge Majfud, Lincoln University.

Armas y letras

por Jorge Majfud, Jacksonville University

El insospechado universo de Amerindia (I)

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

Soliloquio debajo del puente Lavalle (San Salvador de Jujuy)

por Mario Vilca (UNJ)

El hombre nuevo en la crítica moderna

por Jorge Majfud, Jacksonville University

Los ojos cerrados a la espera del sol maduro

por Mario Vilca (UNJ)

Manifiesto Antipaisajístico

por Mario Vilca (UNJ)

El motor de las contradicciones

por Jorge Majfud, PhD. Jacksonville University

El vuelo de la serpiente en el pensamiento latinoamericano

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El nacimiento del humanismo moderno

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Poder, autoridad y desobediencia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Carta a los rectores de las universidades europeas

por Antonin Artaud

Lo que siempre son los otros

por Manuel Cruz

Memorias de estudiante

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

El identificador de textos

por Jorge Majfud

El futuro del Foro Social Mundial

por Sergio Ferrari

Revoluciones, nuevas tecnologías y el factor etario

por Jorge Majfud

Reorientaciones temáticas y giros conceptuales en la Filosofía de la Liberación contemporánea

por Gerardo Oviedo (UBA, UCES, UNC)

Nuestro idioma es mejor porque se entiende

por Jorge Majfud

Ernesto Sábato, un profeta altermundista

por René Báez

Historicidad y crisis económica

por Norman Palma (Univ. París)

2012 y la cosmología Maya

por Norman Palma (Univ. París)

PENSAMIENTO ALTERNATIVO en la ARGENTINA

por Juana Fátima Luna (UCES)

La Identidad juvenil en el contexto de la Generación de la Reforma Universitaria de 1918

por Uriondo, Ernesto Manuel UNLa

La imaginación de la historia

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Política y economía norteamericana

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Mitos fundamentales sobre la inmigración

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

Un ejercicio de pensamiento alternativo latinoamericano

por Ricardo Nicolon

Barbarie, un antiguo debate

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Sarmiento, un torrente vital

por Gregorio A. Caro Figueroa

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

LAS TEORÍAS DEL MODELO IMPERANTE Y LA NECESIDAD DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO

por Julian Sabogal Tamayo

Indignación

por Chantal Maillard

Althusser, los estudios culturales y el concepto de ideología

por Santiago Castro-Gómez (Universidad Javeriana)

La hora del individuo mundo

por Edgar Borges

Cultura y culturas: Desde la colonialidad del poder y desde los pueblos indígenas (Parte I)

por Rodrigo Montoya Rojas

Una admirable radiografía del disparate que nos comprende como humanos

por Jorge Dobal

La construcción histórica y pluriétnica de los Derechos

por Alberto Filippi (Università degli Studi di Camerino)

Algunas apreciaciones de la juventud latinoamericana

por Ernesto Uriondo (Universidad Nacional de Lanús)

Vigencia de Braudel

por Gregorio A. Caro Figueroa

Entrevista a Jorge Majfud

por Analía Gómez Vidal

Arquitectura, urbanismo y modernidad

por Rafael Ojeda

La identidad del nuevo cine crítico estadounidense

por Jorge Vergara Estévez

Crítica del paradigma del progreso

por René Báez

Iconografía del libro CONTRACULTURA JUVENIL

por Hugo E. Biagini (CONICET - Academia de Ciencias)

Quo vadis Europa?

por Francois de Bernard (GERM)

Cuna de la utopía

por Javier Lajo

La cultura desde las culturas

por Javier Lajo

Horacio C. Guldberg, lector de Ezequiel Martínez Estrada. Praxis utópica y ensayo latinoamericano

por Gerardo Oviedo, Universidad de Buenos Aires y Universidad Nacional de Córdoba.

Crítica literaria: Antología de crónica latinoamericana actual

por Darío Jaramillo Agudelo

El peso del pasado

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación FaceNoBook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

La realidad y la contra realidad

por Edgar Borges

Carlos Fuentes y la identidad latinoamericana

por Alejandro Serrano Caldera

El preservar y el cambiar

por Gregorio A. Caro Figueroa

Bolivarianos de la Revolución de Mayo

por Jorge Torres Roggero

Lo americano en los circuitos del espanto. Rodolfo Kusch

por Mario Vilca (Universidad Nacional de Jujuy)

‘Intellectus interruptus’: El recorte y la austeridad llegan a la literatura periodística

por Jorge Majfud

A propósito del Día Internacional de la Mujer: Rosa y Clara, dos nombres para la libertad

por Daniela Saidman (Desde Venezuela. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

La ciudadanía sudamericana

por Jorge Zavaleta Alegre (Desde Lima, Perú. Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Primero de mayo

por Dr.Ricardo Melgar Bao Instituto Nacional de Antropología e Historia

LOS LINEAMIENTOS DE CUBA A LA LUZ DE LA CRÍTICA DEL CHE A LA ECONOMÍA DE LA URSS

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

Hacia una historia para la integración latinoamericana

por Edmundo Aníbal Heredia (CONICET)

¿Qué interculturalidad?

por Julio Eduardo Torres Pallara

La humanidad y el planeta

por Rodolfo Bassarsky

El juez de fútbol y el juicio ético

por Hugo Lovisolo, Ronaldo Helal

Mito, utopía y cuestionamiento en la conquista y colonización de América

por Ernesto Barnach-Calbó, Miembro a título individual del Consejo Español de Estudios Iberoamericanos

Manuel Ugarte anduvo en los senderos del Ecuador (I)

por Por Daniel Kersffeld, especial para El Telégrafo

EXPLICITAÇÃO DOS CONCEITOS DAS DIRETRIZES CURRICULARES GERAIS NACIONAIS PARA A EDUCAÇÃO AMBIENTAL

por Sirio Lopez Velasco

EN TORNO A LA OTREDAD: PARADIGMAS Y COMPORTAMIENTOS

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez (CEEIB)

Ambrosio Lasso, el ‘Coronel’ de los indígenas

por Daniel Kersffeld

Enrique Terán o el socialismo del desencanto

por Daniel Kersffeld

Reflexiones sobre la “Declaración Universal de la Democracia”

por V COLOQUIO INTERNACIONAL DE FILOSOFIA POLITICA

La segunda juventud de Marx

por Francesc Arroyo

UN CIUDADANO ESCLARECIDO: SILVIO KREMENCHUZKY

por SILVIO KREMENCHUZKY

Yo, Artigas

por Sirio López Velasco

La soledad latinoamericana

por Emir Sader (UERJ)

Integración Programática y Fáctica de la Primera Independencia a Unasur

por Hugo E. Biagini (Academia de Ciencias de Buenos Aires)

Hermes Benítez: “Los partidarios del magnicidio de Allende no comprenden el significado de su sacrif

por Mario Casasús

Costa Rica y Brasil: jóvenes disconformes

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

El ensayo Nuestra América y el tiempo presente

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

UNA ENSEÑANZA SIN REPROBACIÓN ES POSIBLE

por Sirio López Velasco

Éloge de la lenteur / Elogio de la lentitud

por François de Bernard

/
/ /
/