name="bordes_r1_c1"

El compromiso público de los jóvenes reformistas del '18

por Fernando Andrada
 


“Los estudiantes ganan así una batalla importante. Y una experiencia valiosa: al lado de las fuerzas más progresivas, con vasta movilización popular, es como la juventud estudiosa abrirá caminos a su porvenir y será útil al progreso de su Patria.”[1]

 
Los reformistas, como manifestantes de un pueblo agobiado por una casta oligárquica. Se avizora un cambio de la situación política y social.
 
Los jóvenes, activos impulsores de la reforma universitaria, eran conscientes al llevar como bandera, la intuición anhelada por la mayoría del pueblo argentino: el deseo irrefrenable de conquistar unas libertades públicas inexistentes por entonces, el poner freno inmediato a la constante represión policial contra los trabajadores que protestaban contra la carestía de la vida: “Puede decirse, sin temor a exageraciones, que muchos muchachos arrastrados por la gran corriente de la Reforma, sabían más de sus necesidades y de las cosas del mundo, así sea instintiva o intuitivamente, que tantos magísteres. Pues estos estudiantes venían clamando en cada esquina desde hace un cuarto de siglo, por la libertad y por la democracia, contra el fascismo y la opresión, por la libertad, clima indispensable para la ciencia, sin que encontraran eco por parte de sus profesores.”[2]
 
El desenlace que provoca este movimiento de jóvenes universitarios (cuyo ambiente se le hace propicio, justamente por respirar una atmosfera saturada de reclamos obreros, reclamos que por otro lado son el resonar de lejanos pero también no tan lejanos ecos de la revolución rusa) que por otro lado describe la Reforma, como el despertar de la conciencia política frente a la abulia de los partidos políticos, y modifica una Universidad proveedora de títulos académicos o de “doctores”, para los estamentos del gobierno. No es una casualidad que éstos jóvenes estudiantes hayan sido testigos del vertiginoso ascenso de las clases mas pudiente de la oligarquía nacional a la toma de decisiones que incidían y comprometían los destinos de la república. Entre los reformistas constatamos casos de jóvenes patricios que pretenden transformar la realidad, como es el caso de Deodoro Roca. Según comenta Gregorio Bermann: “La Reforma no ha sido, ni es tan solo un movimiento cultural o espiritual, ni exclusivamente una campaña por mejorar las casas de altos estudios en el sentido técnico o de investigación, ni un intento por convertirlas en el recinto donde gente ilustrada dilucide algunos problemas. Ha sido y es principalmente el órgano que tiene la juventud universitaria de América, fiel al sentido histórico de su desenvolvimiento continental, por conquistar las universidades para los objetivos políticos-sociales y culturales a que la lleva su angustia de presente y sus ansias de porvenir.”[3]
 
Las políticas que implementaban por aquellos días los sucesivos gobiernos no contemplaban las necesidades populares, ellas se ejecutaban de espaldas al pueblo. Solo primaban los intereses personales de casta y por ende egoístas. La Universidad era un reservorio que legitimaba únicamente a la alta sociedad, resuelta a gobernar el país sin importar el costo social. Así, la Casa de Altos Estudios prohijaba a los futuros mandantes.
 
Los sucesos de la Reforma Universitaria, ocurrida en Córdoba, el 15 de junio de 1918, es un acontecimiento señero para las demás generaciones futuras de la República Argentina y de América Latina, con un mensaje atávico que encierra un llamado revolucionario y en consecuencia libertario, emprendido por los reformistas cordobeses, toda vez que ganan las calles de la ciudad en complicidad con las fuerzas de la masa obrera pauperizada. Con las acciones de los reformistas, ocurre una vinculación entre la vida universitaria y la política del país, “…la Reforma tiene una inspiración política superior, en que se sienten coaligados hombres de diferentes tendencias, militantes o no, inspiración que siente y trasluce con intensidad los problemas de la época.”[4] Al unísono se reivindica un urgente cambio de la situación pedagógica y social: el desalojo de sectores acomodaticios envainados en las figuras del feudalismo criollo, el clericalismo conservador al amparo de viejas y anquilosadas estructuras educacionales y enquistadas en el seno del estado. Frente a este panorama aciago, los muchachos y muchachas vuelcan todo su entusiasmo en acción, los “millares” de jóvenes argentinos del centro del país: Córdoba, en cuya Universidad se vive hasta el hartazgo el atropello no solo en el ámbito de los claustros sino que también se siente en las calles.
 
Mientras el Gobierno Universitario en complicidad con el capitalismo foráneo: grandes capitales extranjeros toman parte decidida por un pensamiento dominante, que acecha con sus arbitrariedades y miserias a una condenada inmigración, a una clase trabajadora con firmes propósitos de desarrollarse en dignidad.
 
Los jóvenes reformistas del '18 son representantes en términos sociológicos de una pequeña burguesía, en oposición a la buena burguesía que detenta las riendas del poder en aquella época. Se respira una atmosfera social y política asfixiante en un país donde campea una estrepitosa caída del consumo y de los niveles de vida poblacional.
 
El arresto del consciente colectivo estudiantil de la Reforma, lleva como consigna la acción, precedida por intensos debates de ideas, para fijar posiciones que los lleven a no cejar en las huelgas y en las tomas de las universidades.
 
El antecedente inmediato de la Reforma del 18 abreva en fuentes de primera agua como la sufrida lucha del joven pueblo estudiantil ruso que culmina en el levantamiento y en la revolución de octubre del ‘17. Acaso un espejo social de envergadura para darse cuenta aquí en este suelo latinoamericano, que era posible algún intento serio de organización juvenil que ganara la confianza del resto del pueblo. Este pueblo que sale a aprobar con loas el paso firme y enfrentado de estudiantes universitarios portando consignas colmadas de valores que invocaban un futuro mejor para la humanidad. Fue, eso si, un levantamiento al estilo de un movimiento de jóvenes estudiantes agobiados moral y éticamente por un sistema no solo educativo ya oprobioso que hacia mella en la calidad educativa y no solo apuntaba a ello, sino que el mayor perjuicio que cometía era el de seguir profundizando el abismo con la sociedad entera, dejando fuera de la procura de los derechos elementales como la alimentación, la educación, el trabajo, la salud a vastos sectores que por aquellos días no tenían voz suficiente como para hacerse oír en medio del potente sojuzgamiento del poder de turno.
 

Si algo merece destacarse por sobre el resto, sin lugar a dudas lo ennoblece la causa llevada a cabo por estos muchachos y muchachas con diversas ideas y atravesados por la alegría propia de una generación, con el vigor de entablar una lucha cuerpo a cuerpo contra el poder represivo del estado: la policía en el medio del campo de batalla en las calles de la misma ciudad doctoral. Es que los jóvenes reformistas lejos de los congresos y de los claustros, dejan de lado el estudio: toman el toro por las astas y resuelven enfrentar al poder opresor y hacen deponer sus ambiciones ya escandalosamente individualistas. El cambio que conlleva este inconmovible movimiento de estudiantes, está articulado en el intercambio solidario con las masas obreras laboriosas, que deponían de momento sus puestos de trabajo para hacerse a la calle en busca de un poder reconstructivo que les garantice la justicia. Estas figuras emergentes, provenientes de hogares donde no luce el afán de lucro, por el contrario: campea la justicia, el honor, la verdad, y la equitativa distribución de los bienes indispensables para la necesaria subsistencia, bienes que no alcanzan a llegar a los hogares, al límite de la inanición.

 
Conclusión
 
El movimiento reformista, asume así una hora plena de sentido -a principios de siglo- al emerger portando la voz de todo un pueblo. Pueblo, que se congrega en virtud de una única convocatoria a voz alzada y en las adyacencias del acto juvenil, y que es ágil de entrever la bienvenida, escuchándolo para apoyarlo. Estos valerosos jóvenes de sangre nueva y de pensar disímiles: masones, liberales y socialistas o también de otros sectores sociales[5], proceden a cambiar un statu quo social y político vigente.
 

Centenares de jóvenes y representando a toda América Latina, rubricaron con sus vidas su decisión de defender los postulados de la Reforma, y alternativamente el de su porvenir y el de su pueblo.


Referencias

Bermann, G. (1946), Juventud de América, sentido histórico de los movimientos juveniles, Cuadernos americanos, México.

Bermann, G. (1971), Conciencia de nuestro tiempo, Hernández, Buenos Aires.

Bermann, G. (s/d), La crisis argentina, Proceso, Buenos Aires.

Biagini, H. (2009), Identidad argentina y compromiso latinoamericano, Universidad Nacional de Lanús, Buenos Aires.

Biagini, H. (1995), La generación del Ochenta, Losada, Buenos Aires.

Biagini, H. (2000), Lucha de ideas en Nuestramérica, Leviatán.

Biagini, H. (2000), Utopías juveniles, Leviatán.



[1] Bermann, G. 1946, Juventud de América, sentido histórico de los movimientos juveniles, cuadernos americanos, México, p. 90.

[2] Bermann, G. 1946, pp. 126-127.

[3] Bermann, G. 1946, p. 137.

[4] Bermann, G. 1946, p. 135.

[5] Biagini, H. 2009, p. 109.

/ / /

Deodoro Roca, el movimiento reformista universitario y la integración latinoamericana

por Hugo Biagini y Horacio Sanguinetti

Joaquín Victor González. De la “Republica verdadera” a la Universidad de La Plata

por Alejandro Herrero

Revolución Chavista

por Maximilien S.Arvelaiz

Breve reflexión sobre el poder

por Marcelo Colussi

Desigualdad, prehistoria, historia

por Guillermo Castro H.

Sentir y pensar el antiimperialismo

por Ángel Rodríguez Kauth

LA DEMOCRACIA EN EL CAPITALISMO EUROPEO Y GLOBAL: IMPLICACIONES PARA AMÉRICA LATINA

por Dr. Gabriella Bianco, PhD

Centroamérica después de la Guerra Fría

por Marcelo colussi

Hacia la hegemonía posneoliberal

por Emir Sader

Recuperar el debate estratégio

por Raúl Zibechi (LA JORNADA)

La universidad en Latinoamérica: Entre la Utopía y el lucro infinito

por Jorge Zavaleta Alegre

Los medios de comunicación en la coyuntura latinoamericana actual

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Centroamérica: ¿hacia un nuevo equilibrio político?

por Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Neoliberales y “libertarios”

por Carlos Figueroa Ibarra

Las razones del equilibrio del sistema internacional

por Sergio Rodríguez Gelfenstein

La tercera “guerra fría” en América Latina

por Raúl Zibechi (LA JORNADA)

La libertad real requiere justicia

por Rafael Correa (Presidente de Ecuador)

Fundamentalismo y contrarreforma universitaria

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Hacia la Universidad del Sur

por Sirio Lopez Velasco (FURG, Brasil)

Fórmula política

por Luis E. Blacha (FLACSO)

LOS NEOPOPULISMOS LATINOAMERICANOS COMO REIVINDICACION DE LA POLITICA

por Roberto Follari (Universidad Nacional de Cuyo)

Poscapitalismo

por Silvia Rivera (UNLA)

Cobra actualidad un debate que se pretendió silenciar:

por Alicia Massarini et alia

Transgénicos

por María Luisa Pfeiffer, Universidad de Buenos Aires, CONICET

Darwinismo social

por Gustavo Vallejo (CONICET)

El escándalo de los agrocarburantes en los países del Sur

por François Houtart, Universidad Católica de Lovaina

Hugo Biagini: hacia una segunda independencia americana

por Rafael Ojeda

Interpretaciones de la crisis

por Claudio Katz

Entrevista a Hugo Biagini en las IX JORNADAS NACIONALES Hacer la Historia

por Mauricio Borel

Entrevista a Roberto Follari: “La democracia neopopulista es más democrática que la liberal"

por Marcelo Fernandez Farias

En Cuba hay un proceso democrático con una forma diferente de elección y participación

por Pablo Guadarrama

VARGAS LLOSA Y EL LIBERALISMO

por Hugo E. Biagini (CONICET-UNLa)

La causa de los rebeldes no es la causa de la América

por Daniel Morán

El compromiso público de los jóvenes reformistas del '18

por Fernando Andrada

Estrategia, inteligencia de la complejidad y perspectivas de liberación política y social

por Dr. Roberto Leo Butinof

La Democracia en América Latina: la alternativa entre populismo y democracia deliberativa

por Osvaldo Guariglia (CONICET)

Los inmigrantes latinoamericanos indocumentados en Estados Unidos y España

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez

Sobre la Condición Indígena en América Latina: LAS VENAS DE AMERICA SIGUEN ABIERTAS

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas del Cono Sur)

CELAC Hacia el sueño de la patria grande

por Beatriz González de Bosio (Corredor de las ideas Asunción)

BIENVENIDA LA UNIÓN DE A. LATINA Y EL CARIBE

por Sirio López Velasco (Filósofo – FURG – Brasil)

La Constitución de Cádiz

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Esa izquierda que es de derecha

por Roberto Follari

Redes sociales, el dilema de la hegemonía y la contra hegemonía, los Estados Unidos y Latinoamérica

por Alejandro L. Perdomo Aguilera

La democracia: avances y retrocesos en nuestros días

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

A la izquierda de lo posible

por Boaventura de Sousa Santos

Lucha mundial de clases: la geografía de la protesta

por Immanuel Wallerstein

La crisis civilizatoria y la utopía de la sociedad solidaria en Hinkelammert

por Jorge Vergara Estévez

Menosprecio de la libertad

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación Post Facebook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

LA RECEPCIÓN DEL GEORGISMO ENTRE LOS INTELECTUALES DEL 900 ¿Un georgismo sin doctrina?

por Raquel García Bouzas

LOS DEBATES DE LOS JURISTAS RIOPLATENSES SOBRE LA CUESTIÓN SOCIAL A COMIENZOS DEL SIGLO XX

por Raquel García Bouzas

Proyecto de Declaración universal de la Democracia

por Federico Mayor / Karel Vašák

Borges y Perón polemizan sobre cultura nacional

por Torres Roggero, Jorge

CUANDO BOLIVAR DESPIERTA.

por Dr. Gabriella Bianco, PhD, LTO

Juan Locke y la construcción del liberalismo político

por Hugo E. Biagini

España: Los límites de la indignación

por Juan Diego García

La vigencia de la polémica entre el Che y Bettelheim sobre el socialismo

por Cristian Gillen

La invención del pasado

por Jorge Majfud

Las 10 Estrategias de Manipulación Mediática

por Noam Chomsky

La Reforma Universitaria

por Gabriel Del Mazo (Comp.)

Decálogo de la Revolución

por Pablo Mora

Lo político y la interculturalidad

por Eduardo J. Vior (Universidad de Buenos Aires)

Del Genocidio en Guatemala

por Marta Elena Casaus

Introducción a la concepción ecomunitarista de la TV en el socialismo del siglo XXI

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

MACHIAVELLI Y LA LIBERTAD POLITICA

por Dr. Gabriella Bianco , PhD bgculture

Controversia académica

por Edmundo Heredia (UNC y CONICET)

Una bandera sandinista entre Nicaragua y Frankfurt

por Daniel Kersffeld (IAEN)

La herencia de Prestes en las calles de Brasil

por Daniel Kersffeld (IAEN)

Un nuevo desafío para la Unasur

por Daniel Kersffeld (IAEN)

Sarmiento y el "caudillismo” (1868)

por Hernán Fernández (Universidad Nacional de San Juan)

Para una Declaración Universal de la Democracia

por Federico Mayor / Karel Vašák et al.

ARIEL EN EL SIGLO XXI: UNA INTRODUCCIÓN

por Sirio López Velasco (FURG, Brasil)

¿Neoliberalismo o neuroliberalismo? Emergencia de la ética gladiatoria

por Hugo E. BIAGINI y Diego A. FERNANDEZ PEYCHAUX

EL NEUROLIBERALISMO Y SU ETICA GLADIATORIA[1]

por Hugo E. Biagini y Diego A. Fernández Peychaux

¿Democracia o capitalismo?

por Boaventura de Sousa Santos

La integración latinoamericana en la hora decisiva

por Emir Sader / ALAI

¿Democracia o capitalismo?

por Boaventura de Sousa Santos

El Capital en el siglo XXI

por Carlos Figueroa Ibarra

La xenofobia se pasea por Europa

por Bernardo Kliksberg (Página12)

América Latina: Las nuevas constituciones

por Osvaldo Drozd (Miradas al Sur)

La nueva izquierda en la era neoliberal

por Emir Sader / Página12

Las anteojeras de la derecha liberal

por Ariel Goldstein / Página12

TLC con sabor europeo

por René Báez

Los tres períodos de la globalización capitalista

por Mariano Ciafardini

Dossier México: Terrorismo de Estado vs. digna rabia

por René Báez (Comp.) Centro de Pensamiento Crítico

Romper la conjura del silencio: acción de la mujer en la Independencia

por Edgar Montiel (Jefe de Políticas Culturales UNESCO, Paris 2001-2009)

EL DESPLOME DE LA CIVILIZACIÓN DEL CAPITAL -Prisma latinoamericano-

por René Baez

Brasil: bases para uma nova doutrina de segurança nacional

por Sirio Lopez Velasco (Universidade Federal do Rio Grande )

Colombia entre la paz neoliberal y la paz democrática

por Boaventura de Sousa Santos

/
/ /
/