name="bordes_r1_c1"

Sentir y pensar el antiimperialismo

por Ángel Rodríguez Kauth
 

La lucha antiimperialista y anticapitalista ha sido siempre dura y hasta dolorosa –y ha de continuar así- cuando se debe enfrentar a mano limpia a quienes monopolizan la mayor parte de los medios de comunicación, ya sean la prensa, los áulicos, las invasiones policíacas a territorios soberanos que son tan habituales en la historia, o simplemente, los caminos de la “calle” que cotidianamente pisamos.


A modo de introducción, o por qué esta reflexión en voz alta

En este escrito voy a salir de los cánones habituales a los que están acostumbradas las publicaciones “serias” -cosa que suelo hacer con más frecuencia de la que la prudencia academicista aconseja- a fin de ofrecer a los adustos lectores una reflexión –de esas que hacemos hacia adentro, sobre algo que me ha inquietado desde hace años. Aunque ahora pondré la intención de compartirla, como ratificación que no soy la única persona -y activista político- al que le han pasado estas cosillas raras por la cabeza.

Obvio que quien piensa algo y lo vuelca en el procesador siempre lo hace desde un lugar, que suele ser “su” lugar y, como vivo en Argentina desde hace más de 70 años, no podré dejar de hacer referencias a la actualidad y a la historia del país.

Resulta que hay puntos de inflexión en la vida, sobre todo cuando ya se cargan muchos años y quedan pocas canas sobre el cráneo y, entonces, se toma al azogue del espejo como objeto para mirar hacia el pasado desde adentro.

Esto me ocurrió al leer los periódicos tradicionales del país que traen noticias que -de alguna manera- me permiten considerar que tantos años en la lucha frontal que he venido sosteniendo de tipo antiimperialista y anticapitalista –en particular contra el enemigo del norte, los EE.UU.- no han sido en vano.

A no engañarse. ¿Quiénes de los que estamos en la quijotesca empresa antiimperialista alguna vez no tuvimos un momento de duda sobre lo que hacíamos y pensábamos? ¿Quiénes en algún momento no nos hemos planteado que toda esta lucha era vana e inútil, que había sido algo así como predicar en el desierto, una pérdida de tiempo? Tengo la impresión -y creo no equivocarme- que los que no atravesamos por esos instantes de replantearnos nuestras conductas habituales en el hacer político de francotiradores que pareciese que nadamos en contra de la corriente de las mayorías que viven en las culturas capitalistas y dependientes.

Si no hicimos tal ejercicio intelectual es porque fuimos unos idiotas que repetíamos consignas que nos ordenaban -desde la oscuridad de las tinieblas moscovitas- de un modo acrítico. O, quizás, porque los que no lo han hecho han tenido una formación ideológica y política más que sólida en sus cimientos, cosa que pongo en duda y por tal es preferible encasillarlos en la primera alternativa ya que la segunda supone haber participado de un adoctrinamiento más de tipo religioso que ideológico.

Y, a su vez, cuando se trata del primer caso, ello casi vendría a ser algo así como haber sido tan dogmáticos (Paz, 1989) como aquellos mismos a los que hemos estado combatiendo con la pluma y la palabra durante todo este largo tiempo transcurrido.

Quizás, lo que me propongo en estas líneas algunos le llamen “autocrítica”, a la cual me resisto de hacerlo bajo ese nombre debido a que fue una metodología estalinista que -normalmente- terminaba cuando se encontraba que la culpa de los fracasos estaba afuera, en los otros, en aquellos a los que se enfrentaba. No es este el caso. Se trata de un ejercicio intelectual que sondea no en los otros sino adentro de uno, tampoco lo hago buscando los errores cometidos, sino simplemente tratando de hallar las pistas que permitan observar que lo hecho no fue en vano, que la prédica constante en los más diversos espacios ha tenido su valor.

Y, debo confesar en público, que más de una vez trastabillé‚ tuve mis dudas -no sólo las metódicas dudas cartesianas- sino las existenciales (Sartre, 1943) sobre los equívocos en que pude haber incurrido acerca del lugar donde me ubiqué para la lucha. Porque no nos engañemos, a quienes fuimos jóvenes en las décadas de los ´50 y ´60 nos gustaba luchar, algunos contra algo y los otros –los del bando contrario- lo hacían contra otro algo. Y ahí nos enfrentamos en la tribuna verbal o en la disputa callejera a las piñas, cadenazos, pedradas y también con algo más contundente.

A los jóvenes de hoy les gusta el mismo tipo de lucha, aunque las noticias que nos llegan es que hay una buena –o mala- cantidad de jóvenes que prefieren la lucha cuerpo a cuerpo a la salida de un boliche -por lo general en las grandes urbes- debido a cuestiones triviales cuando están borrachos hasta los tuétanos.

Pero cuidado con inferir fácilmente de las conductas de estos jóvenes, la culpa no es sólo de ellos. Es hora de hacernos cargo de la responsabilidad que nos cabe a los adultos de no haber sido capaces de convocar ideológicamente a la juventud con consignas creíbles y que, entonces, les dejamos la mano suelta, como no lo hicieron los adultos cuando todavía gozábamos del privilegio de ser jóvenes. A la mayoría de nosotros -los adultos- tuvieron el talento y la capacidad como para convocarnos al debate de ideas.

Continuando con el eje del tema de reflexionar en voz alta, es preciso tener presente que la lucha antiimperialista y anticapitalista ha sido siempre dura y hasta dolorosa –y ha de continuar así- cuando se debe enfrentar a mano limpia a quienes monopolizan la mayor parte de los medios de comunicación, ya sean la prensa, los áulicos, las invasiones policíacas a territorios soberanos que son tan habituales en la historia, o simplemente, los caminos de la “calle” que cotidianamente pisamos.

Sospecho, por lo conversado con camaradas con los que he transitado esta travesía, aunque aclarando que sin haber hecho estudio alguno de investigación riguroso al respecto, que esta misma “sensación” ya les había ocurrido a los muchos compañeros que están ubicados en una posición ideológica semejante a la mía. Y, cómo habrán sido certeras las sospechas de naturaleza intuitiva que algunos de ellos –o muchos, depende de si queremos ver al vaso medio vacío o medio lleno- prefirieron abandonar la lucha antiimperialista y anticapitalista para dedicarse a quehaceres menos dolorosos para la introspección de sus egos y, también, menos peligrosos para la seguridad física y laboral, tanto en lo personal como en lo familiar.

Esta situación, sobre todo, la he vivido cuando se puso de moda en la política globalizada, hace ya más de un par de décadas, aquello que se llamó el “fin de la historia” (Fukuyama, 1989). Entonces sentí de manera marcada la sensación que todo lo hecho fue inútil, una futilidad más en mi vida, que no tenía sentido seguir insistiendo en lo que ya estaba volando lejos del planeta.

Más aún, esta sensación se ratificaba observando que los destinatarios de mis palabras y escritos –jóvenes universitarios- tomaban el camino fácil de acomodarse a la nueva realidad de naturaleza “light” que se vivió a partir de aquellos momentos, es decir, durante la década perdida de los años 90. Pero, aún en la duda -aquella que en la retórica del genocida Jorge R. Videla, era el vicio de los intelectuales- continuaba sin hesitar haciéndome esta requisitoria que realizaba frente al espejo y hasta adentro del mismo.

Así fue que –empecinado- decidí continuar por el sendero que comencé a transitar desde joven, no por el capricho de no querer reconocer la realidad y tener que aceptar el error, sino bajo la responsabilidad y la convicción de que aquella era la propuesta correcta... aunque me faltaran indicadores que así demostrasen que transitaba por el camino que era el que es el que correspondía y que corresponde. Es que la aplicación del método científico a estos menesteres también necesita de probanzas externas que convaliden o rechacen aquello que se vivencia.

Al fin las pruebas me llegaron –hace algo más de 10 años- a través del burgués periódico porteño La Nación, cuando me propuse leer su edición del 15 de junio de 2003. En él se publicó algo que interesó. Se trataba de un informe realizado por una de esas agencias demoscópicas que no están emparentadas con mi trajín ideológico, por el contrario, estáubicada en las antípodas del pensamiento que vengo sosteniendo desde hace más de medio siglo.

El reporte de la noticia periodística

La empresa de consultorías demoscópicas de Graciela Römer y Asociados realizó un estudio concienzudo en el área metropolitana de Buenos Aires sobre 632 casos con entrevistas personales averiguando el número de personas que expresaban sentimientos antinorteamericanos o contrarios a los EE.UU. El estudio se hizo en mayo de 2003, justo en el mes que asumía la presidencia Néstor Kirchner, un ignoto gobernador que provenía de la lejana región sureña del país y al que se lo votó como una forma de evitar el retorno de C. Menem a la Presidencia.

En noviembre, la empresa realizó un estudio semejante que arrojó una cifra del 57% de personas que decían que otras personas tenían sentimientos contra los yanquis. Y, a medio año de distancia, encontraron que el sentimiento había crecido hasta alcanzar el 70% en la última medición que refiero. Es preciso resaltar que sólo el 7% estuvo de acuerdo con un apoyo irrestricto a las políticas estadounidenses en general y en particular a sus atropellos bélicos de aquel tiempo -la primera gobernación de G. Bush (h)- al trono imperial ecuménico del país que pretende resolver a su arbitrio los destinos y penares de los otros países.

Asimismo, añadía la titular de la empresa, que resultados semejantes se encontraron en otros países de América Latina, lo cual es significativo para un análisis comparativo, a la par que resulta alentador para nuestros afanes, devaneos y luchas antiimperialistas y anticapitalistas en “nuestra” América unida, tal como la pretendieron los héroes José Martí y Simón Bolívar.

Es necesario señalar que lo que la encuestadora denomina “sentimiento antinorteamericano” no era una reacción personalizada dirigida hacia los habitantes o nativos de aquel país, sino que dicho estado emocional apuntaba a la estructura política, social y económica que oportunamente definiéramos como imperiocapitalista[1]. Y aquella interpretación se afirma en dos vertientes coincidentes y no contradictorias entre sí:

a) el rechazo en el mundo a la invasión anglonorteamericana a Irak primero y luego sobre Afganistán, so pretexto de defender la soberanía nacional del pueblo de los EE.UU. tras los atentados –supuestamente cometidos por terroristas árabes- del 11 de septiembre de 2001. Esas invasiones se hicieron bajo el amparo del argumento que -sobre todo en Irak- existían arsenales repletos de armas de destrucción masiva[2], lo cual no se ha podido confirmar de manera fehaciente más alláde las palabras de los dirigentes de la coalición, las cuales -para inicios de 2005- también ellos las abandonaban como argumentación para explicar lo inexplicable; y

b) más referido a la situación que se vive en “nuestra” América, con las palabras utilizadas por la propia Consultora cuando interpretaba sus “extraños” hallazgos, al decir que “Esta es una respuesta a los resultados negativos de las políticas de la década del ‘90 y a lo que la gente percibe como alineamiento automático”.

Al desglosar ambas lecturas se observaque para la primera han dejado bastante que desear las explicaciones dadas, casi de modo infantil -o pueril- con las que se pretendió justificar la injustificable invasión a Irak. Más aún, diversos autores estadounidenses, entre los cuales solamente citaré a modo de ejemplo a Gore Vidal (2002), que se permiten sospechar que dichos atentados no fueron tales, sino que contaron con la complicidad del gobierno de EE.UU. para enfervorizar al pueblo buscando venganza por algo que no fue y que se realizó con el único propósito de derrotar a un régimen político acusado de corrupto que les impedía realizar a los dirigentes de la Casa Blanca sus millonarios negociados con la explotación del petróleo de la región (Bravo, 2003; Chomet, 2003: Rulf, 2003).

Esto se confirmó con la falta de respuestas certeras ante las requisitorias internacionales acerca de dónde estaba escondido el arsenal de armas de destrucción masiva que le atribuían tener escondidas al gobierno iraquí de S. Hussein.

Tal falsedad argumental le ha costado la cabeza a más de un funcionario de nivel intermedio de la CIA, como también le costó recibir fuertes golpes políticos a la administración británica de A. Blair, quien ha estuvo viendo –por aquel entonces- como se producía el desmembramiento de su gabinete y hasta el repudio de no pocos de sus legisladores laboristas.

Y tales noticias llegan a América Latina gracias a la globalización de los medios de comunicación masiva, lo cual genera una fuerte repulsa a sistemas políticos que utilizan más la mentira que la hipocresía para alcanzar sus objetivos espurios.

Pero esto no puede asombrar a nadie. Ya en los años 40, en medio de la Segunda Guerra, en diciembre de 1941, el Presidente F. D. Roosevelt hizo caso omiso a los informes secretos enviados por el embajador de su país en Londres[3] en los cuales le informaba acerca del inminente ataque japonés a la Base militar de Pearl Harbour, en el Océano Pacífico.

Tal falta de atención al informe no fue casual ni un olvido burocrático. De esa manera el gobierno de los EE.UU. necesitó solamente enviar al sacrificio a casi tres mil de sus conciudadanos –entre soldados y civiles que habitaban en la Base- para lograr que su pueblo apoyara la entrada en la guerra de su país para servirle de tabla de salvación a sus “primos” británicos en guerra. Meterse de lleno en la contienda bélica significó una forma de vengar a los muertos estadounidenses caídos en una artera emboscada tendida por la Armada del Japón en el Pacífico Sur a una Base naval que –por una extraña casualidad- había sacado la mayor parte de su flota a navegar por alta mar.

A lo descripto –y muchísimo más- se le suman los sentimientos en contra de una de las potencias que hizo gala de ser de las más genocidas durante el Siglo XX, quien se llevó las palmas de oro con sus invasiones a territorios soberanos que bélicamente no significaban que le fuesen hostiles, pero que se oponían con coraje a sus pretensiones imperiales de dominación y sojuzgamiento de sus pueblos y al saqueo de sus riquezas naturales.

El segundo argumento usado por la titular de la Consultora se refiere a cómo los pueblos de la región hemos vivido las políticas de más “ajuste sobre el ajuste” que nos impusieran los organismos transnacionales de crédito -fundamentalmente el FMI y el BM- los que fueron percibidos -juicio que hago sin temor a equivocarme- como apéndices perversos que se desprenden del Departamento del Tesoro, el cual los utiliza para llevar adelante sus políticas de saqueo a las riquezas de nuestros territorios.

Tales predaciones (Beinstein, 2013) siempre se realizaron con complicidad de los cipayos nativos sobre el hambre y la miseria de los trabajadores del lugar. Un ejemplo elocuente fueron las políticas privatizadoras que recorrieron a América Latina -cual un Jinete Apocalíptico- y que han sido causantes de las altas tasas de desocupación que azotaron -y que aún azotan- a algunos países de la región, sobre todo los que se han mantenido bajo las garras del ALCA que -como dijo Hugo Chávez en la IV Cumbre de las Américas (2005)- nos llevaría “al carajo”. Y llegó la recesión.

Esta es esperable con desocupación (Bocock, 1993), más aún, esto trae aparejada una reducción de la recaudación fiscal y, el círculo perverso, se cierra con la falta de atención a las necesidades básicas de la población, como son, educación, salud, seguridad, vivienda, etc. Es decir, grandes sectores poblacionales han vivido hasta principios del nuevo milenio en la marginación más extrema, la que se evidencia -entre otros indicadores- en las altas tasas de desnutrición infantil y sus secuelas en el desarrollo psicomotriz y en las capacidades intelectuales que afectan los aprendizajes posteriores en la adolescencia y adultez.

Este pantallazo de lo que se vivía alrededor del en América Latina –y que persisten en algunos países- permite visualizar de qué manera se pasó de una condición de seducción de amorosa hacia los EE.UU., como algunos funcionarios menemistas quisieron vender en Argentina[4], a otra situación de un repudio casi generalizado.

Asimismo, la encuesta averiguó acerca de con qué países Argentina debía estrechar vínculos comerciales para salir del marasmo que la mantenía paralizada. Y sobre este tema también los resultados obtenidos fueron de manifiesto rechazo por los EE.UU. y a favor de la integración con vecinos de la región, inclusive con Venezuela, a la cual los gobiernos de los EE.UU. desde que llegó Chávez al poder lo presentan como el demonio. De tal suerte, la puesta en marcha del Mercosur alcanzó el 62% del apoyo, en tanto que el acercamiento el ALCA, organismo que aparentemente nos colocaría en una posición ventajosa, pero que en realidad nos perjudicaría ya que deberíamos someternos sin chistar a sus dictámenes, que sólo llegó a un 7% de adhesiones[5] favorables.

A modo de colofón

Los datos aportados me llevaron a la obligación de realizar la reflexión señalada en el primer punto de la nota, es decir, si valió la pena mantener erguido el estandarte de la lucha contra el imperiocapitalismo o, aunque más no sea el sentimiento contrario al capitalismo. Y tengo la intuición, por no decir la convicción, que efectivamente de algo ha servido haberlo hecho.

No se trata de creer ingenuamente que con nuestra prédica se lograron los cambios de actitudes favorables a nuestros objetivos. Hacerlo así sería como caer en soberbios. Pero tampoco hemos de minimizar lo hecho hasta restarle toda influencia. Obvio que no entraré en la exquisita posición omnipotente de pensar que fui el único que logró que se llegue a los sentimientos antiimperialistas que parecieran recorrer a la región. No, en modo alguno.

Hemos sido muchos los militantes del campo popular -y algunos hasta en el revolucionario- los que sembramos de a poco la semilla de insurgencia ante los mandatos de los gobernantes entreguistas.

En algún momento de los años 90 pareció que la tarea fue hecha en el desierto más desolado de imaginar. Se decía estar ante un fenómeno irreversible como el del “pensamiento único”, del “hombre Light”, el del “fin de la historia” y el de las ideologías, como lo sostuvo el caído en desuso F. Fukuyama (1989). Pero, los que alguna vez titubeamos sobre la labor de la prédica y el valor de la lucha, seguramente que tales titubeos han sido por falencias en nuestra formación.

Sobre esto un agudo pensador español nos dejó excelentes enseñanzas (del Río, 1993; 2002) acerca de cómo se pueden mantener incólumes y siempre firmes, las posiciones políticas e ideológicas de izquierda sin necesidad de terminar en el prototípico discurso vigesimonónico que mantuvieron algunas izquierdas delirantes que han caído en un triste olvido.

Se cuentan de a centenares -y hasta millares- los camaradas y compañeros que transitamos por la senda que legaron los próceres intelectuales latinoamericanos. Fue gracias a esas enseñanzas que todos aquellos camaradas de ruta –que algunas veces soportamos el mote de “idiotas útiles”- y cada uno de nosotros, dejó caer su semilla en la tierra que por un instante parecía estéril –y hasta hostil- que, sin embargo, ya algunos alcanzamos a ver que la tarea fue positiva, ha rendido los frutos esperados.

Mas, ¡cuidado! Esto no significa que llegó la hora de plantar bandera y saborear la miel de un triunfo coyuntural. No, falta mucho camino a recorrer buscando la utopía siempre inalcanzable, aunque es la que nos moviliza en este bregar sin pausas.

La historia, pese a la pretensión en contra de algunos fieles servidores de la ideología alentada desde el capitalismo, no se detiene jamás. Esto no solamente fue predicado por Marx, Engels, Castro y otros patriarcas que formaron nuestra ideología, sino que las modernas actualizaciones de la investigación en fisicoquímica (Prygogine y Stengers, 1987; Prygogine, 1995) nos dan pruebas suficientes desde el campo de la ciencia “dura” para confirmar las hipótesis que se pretenden negar: la historia es irreversible.

Para finalizar, nada más nombrar a quienes fueron mentores intelectuales y emocionales del antiimperialismo en “nuestra América” y, entre los muchos que aparecen en mi pantalla cerebral, no cabe menos que evocar a Bolívar, Martí, Ingenieros, Mariátegui, el Che Guevara, Fidel Castro y Leopoldo Zea, aunque no se me escapa que en el listado se han perdido muchos nombres valiosos, pero ello debo achacárselo al alemán de mierda que ronda desde hace un tiempo por mi cabeza.


BIBLIOGRAFIA

BEINSTEIN, J.: (2013) Capitalismo del Siglo XXI. Ed. Cartago, Bs. Aires.
BOCOCK, R.: (1993) El consumo. Ed. Talasa, Madrid, 1995.
BRAVO, C.: (2003) “Comienza la guerra, comienza el negocio petrolífero”. Rev. Greenpeace, Madrid, Nº 65, pp. 18-19.
CHOMET, C. R.: (2003) “Cambios en el orden Internacional tras la agresión a Irak”. Rev. Página Abierta, Madrid, Nº 137, pp. 16-22.
del RIO, E.: (1993) La sombra de Marx. Ed. Talasa, Madrid.
del RIO, E.: (2002) “¿Es actual la ideología marxista?”. Rev. Disenso, Canarias, Nº 37.
FUKUYAMA, F.: (1989) “¿El fin de la historia?”. Rev. Babel, Bs. Aires, N° 14, 1990, pp. 28-40.
PAZ, J. G.: (1989) El dogmatismo. Fascinación y servidumbre. Ed. Dialéctica, Bs. Aires.
PRYGOGINE, I. y STENGERS, I.: (1987) La Nueva Alianza (metamorfosis de la ciencia). Ed. Alianza, Madrid, 1990.
PRYGOGINE, I.: (1995) El fin de las certidumbres. Ed. Andrés Bello, Santiago de Chile, 1997.
RODRIGUEZ KAUTH, A.: (1994) Lecturas psicopolíticas de la realidad nacional desde la izquierda. CEAL, Bs. Aires.
RULF, E.: (2003) “El saqueo de Medio Oriente por Oro Negro”. Rev. Greenpeace, Madrid, Nº 65, pp. 20-26.
SARTRE, J. P.: (1943) El ser y la nada. Ed. Losada, Bs. Aires, 1960.
VIDAL, G.: (2002) Dreaming war. Thunder's Mouth Press, New York.




NOTAS:

(*) El autor es Doctor en Psicología. Profesor Titular Exclusivo en la Universidad Nacional de San Luis, Argentina desde hace más de 48 años (salvo el período de la última dictadura militar); actualmente, se desempeña como Profesor Consulto Extraordinario de esta misma universidad.

[1] En la cual se sintetizan la política imperialista de los EE.UU., que va aunada con el sistema económico capitalista (Rodriguez Kauth, 1994).

[2] Armamentos que posteriormente se demostró -por la CIA- que eran inexistentes.

[3] El embajador era padre de J. F. Kennedy.

[4] Sobre el tema recordar las “relaciones carnales” que mantuvo Argentina en esos años. Asimismo, un Secretario del Departamento de Estado, en ´50 dijo que “Los EE.UU. no tienen amigos, solamente tienen socios”, los cuales hoy lo son y mañana pueden dejar de serlo, si no satisfacen las demandas del Imperio.

[5] Seguramente la minoría que declaró -a la primer pregunta- su afecto por EE.UU.

/ / /

Deodoro Roca, el movimiento reformista universitario y la integración latinoamericana

por Hugo Biagini y Horacio Sanguinetti

Joaquín Victor González. De la “Republica verdadera” a la Universidad de La Plata

por Alejandro Herrero

Revolución Chavista

por Maximilien S.Arvelaiz

Breve reflexión sobre el poder

por Marcelo Colussi

Desigualdad, prehistoria, historia

por Guillermo Castro H.

Sentir y pensar el antiimperialismo

por Ángel Rodríguez Kauth

LA DEMOCRACIA EN EL CAPITALISMO EUROPEO Y GLOBAL: IMPLICACIONES PARA AMÉRICA LATINA

por Dr. Gabriella Bianco, PhD

Centroamérica después de la Guerra Fría

por Marcelo colussi

Hacia la hegemonía posneoliberal

por Emir Sader

Recuperar el debate estratégio

por Raúl Zibechi (LA JORNADA)

La universidad en Latinoamérica: Entre la Utopía y el lucro infinito

por Jorge Zavaleta Alegre

Los medios de comunicación en la coyuntura latinoamericana actual

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Centroamérica: ¿hacia un nuevo equilibrio político?

por Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Neoliberales y “libertarios”

por Carlos Figueroa Ibarra

Las razones del equilibrio del sistema internacional

por Sergio Rodríguez Gelfenstein

La tercera “guerra fría” en América Latina

por Raúl Zibechi (LA JORNADA)

La libertad real requiere justicia

por Rafael Correa (Presidente de Ecuador)

Fundamentalismo y contrarreforma universitaria

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Hacia la Universidad del Sur

por Sirio Lopez Velasco (FURG, Brasil)

Fórmula política

por Luis E. Blacha (FLACSO)

LOS NEOPOPULISMOS LATINOAMERICANOS COMO REIVINDICACION DE LA POLITICA

por Roberto Follari (Universidad Nacional de Cuyo)

Poscapitalismo

por Silvia Rivera (UNLA)

Cobra actualidad un debate que se pretendió silenciar:

por Alicia Massarini et alia

Transgénicos

por María Luisa Pfeiffer, Universidad de Buenos Aires, CONICET

Darwinismo social

por Gustavo Vallejo (CONICET)

El escándalo de los agrocarburantes en los países del Sur

por François Houtart, Universidad Católica de Lovaina

Hugo Biagini: hacia una segunda independencia americana

por Rafael Ojeda

Interpretaciones de la crisis

por Claudio Katz

Entrevista a Hugo Biagini en las IX JORNADAS NACIONALES Hacer la Historia

por Mauricio Borel

Entrevista a Roberto Follari: “La democracia neopopulista es más democrática que la liberal"

por Marcelo Fernandez Farias

En Cuba hay un proceso democrático con una forma diferente de elección y participación

por Pablo Guadarrama

VARGAS LLOSA Y EL LIBERALISMO

por Hugo E. Biagini (CONICET-UNLa)

La causa de los rebeldes no es la causa de la América

por Daniel Morán

El compromiso público de los jóvenes reformistas del '18

por Fernando Andrada

Estrategia, inteligencia de la complejidad y perspectivas de liberación política y social

por Dr. Roberto Leo Butinof

La Democracia en América Latina: la alternativa entre populismo y democracia deliberativa

por Osvaldo Guariglia (CONICET)

Los inmigrantes latinoamericanos indocumentados en Estados Unidos y España

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez

Sobre la Condición Indígena en América Latina: LAS VENAS DE AMERICA SIGUEN ABIERTAS

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas del Cono Sur)

CELAC Hacia el sueño de la patria grande

por Beatriz González de Bosio (Corredor de las ideas Asunción)

BIENVENIDA LA UNIÓN DE A. LATINA Y EL CARIBE

por Sirio López Velasco (Filósofo – FURG – Brasil)

La Constitución de Cádiz

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Esa izquierda que es de derecha

por Roberto Follari

Redes sociales, el dilema de la hegemonía y la contra hegemonía, los Estados Unidos y Latinoamérica

por Alejandro L. Perdomo Aguilera

La democracia: avances y retrocesos en nuestros días

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

A la izquierda de lo posible

por Boaventura de Sousa Santos

Lucha mundial de clases: la geografía de la protesta

por Immanuel Wallerstein

La crisis civilizatoria y la utopía de la sociedad solidaria en Hinkelammert

por Jorge Vergara Estévez

Menosprecio de la libertad

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación Post Facebook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

LA RECEPCIÓN DEL GEORGISMO ENTRE LOS INTELECTUALES DEL 900 ¿Un georgismo sin doctrina?

por Raquel García Bouzas

LOS DEBATES DE LOS JURISTAS RIOPLATENSES SOBRE LA CUESTIÓN SOCIAL A COMIENZOS DEL SIGLO XX

por Raquel García Bouzas

Proyecto de Declaración universal de la Democracia

por Federico Mayor / Karel Vašák

Borges y Perón polemizan sobre cultura nacional

por Torres Roggero, Jorge

CUANDO BOLIVAR DESPIERTA.

por Dr. Gabriella Bianco, PhD, LTO

Juan Locke y la construcción del liberalismo político

por Hugo E. Biagini

España: Los límites de la indignación

por Juan Diego García

La vigencia de la polémica entre el Che y Bettelheim sobre el socialismo

por Cristian Gillen

La invención del pasado

por Jorge Majfud

Las 10 Estrategias de Manipulación Mediática

por Noam Chomsky

La Reforma Universitaria

por Gabriel Del Mazo (Comp.)

Decálogo de la Revolución

por Pablo Mora

Lo político y la interculturalidad

por Eduardo J. Vior (Universidad de Buenos Aires)

Del Genocidio en Guatemala

por Marta Elena Casaus

Introducción a la concepción ecomunitarista de la TV en el socialismo del siglo XXI

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

MACHIAVELLI Y LA LIBERTAD POLITICA

por Dr. Gabriella Bianco , PhD bgculture

Controversia académica

por Edmundo Heredia (UNC y CONICET)

Una bandera sandinista entre Nicaragua y Frankfurt

por Daniel Kersffeld (IAEN)

La herencia de Prestes en las calles de Brasil

por Daniel Kersffeld (IAEN)

Un nuevo desafío para la Unasur

por Daniel Kersffeld (IAEN)

Sarmiento y el "caudillismo” (1868)

por Hernán Fernández (Universidad Nacional de San Juan)

Para una Declaración Universal de la Democracia

por Federico Mayor / Karel Vašák et al.

ARIEL EN EL SIGLO XXI: UNA INTRODUCCIÓN

por Sirio López Velasco (FURG, Brasil)

¿Neoliberalismo o neuroliberalismo? Emergencia de la ética gladiatoria

por Hugo E. BIAGINI y Diego A. FERNANDEZ PEYCHAUX

EL NEUROLIBERALISMO Y SU ETICA GLADIATORIA[1]

por Hugo E. Biagini y Diego A. Fernández Peychaux

¿Democracia o capitalismo?

por Boaventura de Sousa Santos

La integración latinoamericana en la hora decisiva

por Emir Sader / ALAI

¿Democracia o capitalismo?

por Boaventura de Sousa Santos

El Capital en el siglo XXI

por Carlos Figueroa Ibarra

La xenofobia se pasea por Europa

por Bernardo Kliksberg (Página12)

América Latina: Las nuevas constituciones

por Osvaldo Drozd (Miradas al Sur)

La nueva izquierda en la era neoliberal

por Emir Sader / Página12

Las anteojeras de la derecha liberal

por Ariel Goldstein / Página12

TLC con sabor europeo

por René Báez

Los tres períodos de la globalización capitalista

por Mariano Ciafardini

Dossier México: Terrorismo de Estado vs. digna rabia

por René Báez (Comp.) Centro de Pensamiento Crítico

Romper la conjura del silencio: acción de la mujer en la Independencia

por Edgar Montiel (Jefe de Políticas Culturales UNESCO, Paris 2001-2009)

EL DESPLOME DE LA CIVILIZACIÓN DEL CAPITAL -Prisma latinoamericano-

por René Baez

Brasil: bases para uma nova doutrina de segurança nacional

por Sirio Lopez Velasco (Universidade Federal do Rio Grande )

Colombia entre la paz neoliberal y la paz democrática

por Boaventura de Sousa Santos

/
/ /
/