name="bordes_r1_c1"

La libertad real requiere justicia

por Rafael Correa (Presidente de Ecuador)
 

A muchos políticos estadounidenses no les gusta que los gobiernos de izquierda , que constituyen la mayoría de los gobiernos de América del Sur, logren ese éxito. Los Estados Unidos son el país más poderoso del planeta, y uno de los más exitosos en la historia de la humanidad, pero no hay un camino “universal ” para lograr la libertad y la justicia.


Para entender lo que está pasando políticamente en toda América Latina, no hay más que mirar a la historia de los Estados Unidos. A pesar de su estatus como la democracia más antigua del mundo, a los Estados Unidos le tomó siglos cumplir con los principios de igualdad y libertad consagrados en sus documentos fundacionales. De hecho, la creencia de que Estados Unidos era en realidad una democracia formal existía incluso cuando el sufragio estaba reservado para hombres ricos y blancos, y mientras los afroamericanos fueron esclavizados durante un siglo y sometidos a brutal racismo y segregación otro siglo, después de su emancipación.

Nos encontramos ante una paradoja similar en América Latina hoy. Cuando las elites de América Latina – incluyendo sus medios de propiedad corporativa – hablan de libertad e igualdad, sólo hablan para sí mismos. Al igual que los Padres Fundadores de Estados Unidos que predicaban la igualdad pero eran dueños de esclavos, las élites latinoamericanas han dejado fuera grandes partes de la población, perjudicándolas, dejándolas descontentas y marginadas. En muchas de nuestras nacientes democracias, los derechos “fundamentales” son la provincia de los poderosos.

Las definiciones de libertad y justicia varían según la perspectiva que uno tenga, y para las 164 millones de personas en América Latina que viven en la pobreza – y los 68 millones que continúan en la pobreza extrema – no hay justicia ni libertad ni verdadera democracia. Esta pobreza no es el resultado de la falta de recursos, sino de la desigualdad generada a partir de una estructura de poder perversa en la que históricamente algunos pocos dominan la mayoría. Esta estructura ha permitido al 20 por ciento más rico obtener el 47 por ciento del total de ingresos en América Latina, mientras que el 20 por ciento sólo obtiene un 5 por ciento, según estadísticas de las Naciones Unidas.

Durante los siete años que he gobernado a Ecuador, mi partido ha liderado el movimiento para acabar con esta paradoja al romper el monopolio de las élites y de la democratización de nuestro proceso político para que sea realmente por y para el pueblo. Hemos invertido nuestros recursos inteligentemente y para la mayoría de nuestro pueblo, especialmente para los más pobres. Por ejemplo, tenemos la mayor proporción de inversión pública a PIB en América Latina (15 por ciento), mientras la deuda pública total es de apenas el 23 por ciento del PIB, gracias a la triplicación de los ingresos fiscales logrado a través de la recaudación de impuestos eficiente y bien aplicada – no aumentos de impuesto. Esta inversión pública masiva ha dado lugar a transformaciones históricas en la educación, salud, cuidado de niños, carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones, generación de energía, sistema de justicia y seguridad .

El resultado es que el Ecuador actualmente lidera en América Latina en reducción de la desigualdad social y económica, y estamos entre los tres primeros en la reducción de la pobreza. Ecuador es una de las tres economías de América Latina más dinámicas, con un crecimiento promedio de 4,2 por ciento desde 2007 a 2013 y la menor tasa de desempleo en la región (4,1 por ciento). Según el Informe de Desarrollo Humano 2012 de las Naciones Unidas, durante el período de 2007 a 2012 – que coincide con nuestro gobierno – Ecuador es uno de los tres países del mundo con mayor movilidad ascendente en términos de desarrollo .

Estos logros son ya conocidos como el “milagro ecuatoriano”, y la consecuencia más evidente ha sido la estabilidad política. Desde 2006, nuestro partido ha ganado diez elecciones consecutivas, y tenemos las más altas calificaciones de aprobación en el continente, con alrededor del 80 por ciento. La democracia formal se ha logrado, pero, más importante, también la democracia “real” – la que proporciona acceso a los derechos, igualdad de oportunidades y condiciones de vida decentes.

Cuando se trata de derechos humanos, Ecuador está entre los siete de los 34 países del continente que han suscrito absolutamente todas las convenciones interamericanas de derechos humanos. Al igual que con todo verdadero Estado de Derecho, perseguimos los delitos, no personas específicas. Pero poniendo fin a las preferencias y ventajas históricamente dadas a selectos grupos, por primera vez, todo el mundo es ahora igual ante la ley y deben responder a los mismos estándares de justicia. Como era de esperar, nos enfrentamos a una feroz oposición por parte de estos mismos grupos.

A muchos políticos estadounidenses no les gusta que los gobiernos de izquierda , que constituyen la mayoría de los gobiernos de América del Sur, logren ese éxito. Los Estados Unidos son el país más poderoso del planeta, y uno de los más exitosos en la historia de la humanidad, pero no hay un camino “universal ” para lograr la libertad y la justicia.

Admiro la extraordinaria capacidad de Estados Unidos para innovar, el espíritu de lucha de sus ciudadanos y de sus prestigiosas universidades y el sistema educativo. Hay mucho espacio para colaborar en las áreas de la ciencia, la tecnología, el comercio y demás en el marco de una relación bilateral que debe basarse en el respeto mutuo y el reconocimiento de nuestros propios intereses.

Pero para aquellos que quieren crear un monopolio sobre la definición de los conceptos sublimes como “libertad”, deben también comprender que no puede haber libertad sin justicia.

En América Latina, donde no sólo las desigualdades económicas, sino políticas y jurídicas plagan nuestro continente, la búsqueda de la justicia es el único camino para alcanzar la libertad verdadera.

Estos problemas son de carácter político, y no pueden resolverse sin abordar nuestras prioridades sociales: élites o todos, capital o seres humanos, mercado o sociedad ? Hoy en día, los que tratan de transformar las democracias de papel de América Latina en verdaderas democracias son atacados subversivamente por aquellos cuyo estatus y poder está siendo cuestionado. Estas personas afirman que se le niega su libertad de expresión, cuando en realidad lo que buscan es la impunidad de los medios de comunicación para manipular la verdad. Hacen acusaciones de faltas de respeto a sus derechos humanos, porque por primera vez la ley se aplica por igual a todos. Y acusan de dictadura y autoritarismo, porque no pueden lograr que el gobierno se someta a sus caprichos e intereses.

Como economista educado en América Latina , Europa y los Estados Unidos , tuve la oportunidad de vivir cuatro años en este maravilloso país. Por esta razón, sé que muchos estadounidenses consideran a Abraham Lincoln el mejor presidente de la historia , incluso si algunos de sus contemporáneos lo injuriaban como un “tirano”, “déspota’,’ “fanático” y “loco” por su noble lucha por la abolición la esclavitud.

Hay mucho que aprender del ejemplo de Lincoln, a saber, que la igualdad y la libertad imprescindible debe sobrepasar el triunfo y la conveniencia.

“Todos los hombres son creados iguales, son dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables, entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Esas palabras fueron escritas cuando los Estados Unidos aspiraban a ser una democracia. En Ecuador y en toda América Latina, también sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, y hay que hacerlas realidad no sólo para ciertas personas o en algún momento en el futuro, sino en este momento y para todos.

*Artículo del presidente ecuatoriano Rafael Correa, publicado por el diario Boston Globe, en el marco de su gira a las universidades de Harvard y Yale, en los Estados Unidos.

/ / /

Deodoro Roca, el movimiento reformista universitario y la integración latinoamericana

por Hugo Biagini y Horacio Sanguinetti

Joaquín Victor González. De la “Republica verdadera” a la Universidad de La Plata

por Alejandro Herrero

Revolución Chavista

por Maximilien S.Arvelaiz

Breve reflexión sobre el poder

por Marcelo Colussi

Desigualdad, prehistoria, historia

por Guillermo Castro H.

Sentir y pensar el antiimperialismo

por Ángel Rodríguez Kauth

LA DEMOCRACIA EN EL CAPITALISMO EUROPEO Y GLOBAL: IMPLICACIONES PARA AMÉRICA LATINA

por Dr. Gabriella Bianco, PhD

Centroamérica después de la Guerra Fría

por Marcelo colussi

Hacia la hegemonía posneoliberal

por Emir Sader

Recuperar el debate estratégio

por Raúl Zibechi (LA JORNADA)

La universidad en Latinoamérica: Entre la Utopía y el lucro infinito

por Jorge Zavaleta Alegre

Los medios de comunicación en la coyuntura latinoamericana actual

por Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Centroamérica: ¿hacia un nuevo equilibrio político?

por Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Neoliberales y “libertarios”

por Carlos Figueroa Ibarra

Las razones del equilibrio del sistema internacional

por Sergio Rodríguez Gelfenstein

La tercera “guerra fría” en América Latina

por Raúl Zibechi (LA JORNADA)

La libertad real requiere justicia

por Rafael Correa (Presidente de Ecuador)

Fundamentalismo y contrarreforma universitaria

por René Báez, Pontificia Universidad Católica, Ecuador

Hacia la Universidad del Sur

por Sirio Lopez Velasco (FURG, Brasil)

Fórmula política

por Luis E. Blacha (FLACSO)

LOS NEOPOPULISMOS LATINOAMERICANOS COMO REIVINDICACION DE LA POLITICA

por Roberto Follari (Universidad Nacional de Cuyo)

Poscapitalismo

por Silvia Rivera (UNLA)

Cobra actualidad un debate que se pretendió silenciar:

por Alicia Massarini et alia

Transgénicos

por María Luisa Pfeiffer, Universidad de Buenos Aires, CONICET

Darwinismo social

por Gustavo Vallejo (CONICET)

El escándalo de los agrocarburantes en los países del Sur

por François Houtart, Universidad Católica de Lovaina

Hugo Biagini: hacia una segunda independencia americana

por Rafael Ojeda

Interpretaciones de la crisis

por Claudio Katz

Entrevista a Hugo Biagini en las IX JORNADAS NACIONALES Hacer la Historia

por Mauricio Borel

Entrevista a Roberto Follari: “La democracia neopopulista es más democrática que la liberal"

por Marcelo Fernandez Farias

En Cuba hay un proceso democrático con una forma diferente de elección y participación

por Pablo Guadarrama

VARGAS LLOSA Y EL LIBERALISMO

por Hugo E. Biagini (CONICET-UNLa)

La causa de los rebeldes no es la causa de la América

por Daniel Morán

El compromiso público de los jóvenes reformistas del '18

por Fernando Andrada

Estrategia, inteligencia de la complejidad y perspectivas de liberación política y social

por Dr. Roberto Leo Butinof

La Democracia en América Latina: la alternativa entre populismo y democracia deliberativa

por Osvaldo Guariglia (CONICET)

Los inmigrantes latinoamericanos indocumentados en Estados Unidos y España

por Ernesto Barnach-Calbó Martínez

Sobre la Condición Indígena en América Latina: LAS VENAS DE AMERICA SIGUEN ABIERTAS

por Gabriella Bianco (Corredor de las Ideas del Cono Sur)

CELAC Hacia el sueño de la patria grande

por Beatriz González de Bosio (Corredor de las ideas Asunción)

BIENVENIDA LA UNIÓN DE A. LATINA Y EL CARIBE

por Sirio López Velasco (Filósofo – FURG – Brasil)

La Constitución de Cádiz

por Gregorio A. Caro Figueroa (Todo es historia)

Esa izquierda que es de derecha

por Roberto Follari

Redes sociales, el dilema de la hegemonía y la contra hegemonía, los Estados Unidos y Latinoamérica

por Alejandro L. Perdomo Aguilera

La democracia: avances y retrocesos en nuestros días

por Rafael Cuevas Molina (Presidente AUNA-Costa Rica)

A la izquierda de lo posible

por Boaventura de Sousa Santos

Lucha mundial de clases: la geografía de la protesta

por Immanuel Wallerstein

La crisis civilizatoria y la utopía de la sociedad solidaria en Hinkelammert

por Jorge Vergara Estévez

Menosprecio de la libertad

por Gregorio A. Caro Figueroa

La generación Post Facebook

por Jorge Majfud (Jacksonville University)

LA RECEPCIÓN DEL GEORGISMO ENTRE LOS INTELECTUALES DEL 900 ¿Un georgismo sin doctrina?

por Raquel García Bouzas

LOS DEBATES DE LOS JURISTAS RIOPLATENSES SOBRE LA CUESTIÓN SOCIAL A COMIENZOS DEL SIGLO XX

por Raquel García Bouzas

Proyecto de Declaración universal de la Democracia

por Federico Mayor / Karel Vašák

Borges y Perón polemizan sobre cultura nacional

por Torres Roggero, Jorge

CUANDO BOLIVAR DESPIERTA.

por Dr. Gabriella Bianco, PhD, LTO

Juan Locke y la construcción del liberalismo político

por Hugo E. Biagini

España: Los límites de la indignación

por Juan Diego García

La vigencia de la polémica entre el Che y Bettelheim sobre el socialismo

por Cristian Gillen

La invención del pasado

por Jorge Majfud

Las 10 Estrategias de Manipulación Mediática

por Noam Chomsky

La Reforma Universitaria

por Gabriel Del Mazo (Comp.)

Decálogo de la Revolución

por Pablo Mora

Lo político y la interculturalidad

por Eduardo J. Vior (Universidad de Buenos Aires)

Del Genocidio en Guatemala

por Marta Elena Casaus

Introducción a la concepción ecomunitarista de la TV en el socialismo del siglo XXI

por Sirio López Velasco (FURG-Brasil)

MACHIAVELLI Y LA LIBERTAD POLITICA

por Dr. Gabriella Bianco , PhD bgculture

Controversia académica

por Edmundo Heredia (UNC y CONICET)

Una bandera sandinista entre Nicaragua y Frankfurt

por Daniel Kersffeld (IAEN)

La herencia de Prestes en las calles de Brasil

por Daniel Kersffeld (IAEN)

Un nuevo desafío para la Unasur

por Daniel Kersffeld (IAEN)

Sarmiento y el "caudillismo” (1868)

por Hernán Fernández (Universidad Nacional de San Juan)

Para una Declaración Universal de la Democracia

por Federico Mayor / Karel Vašák et al.

ARIEL EN EL SIGLO XXI: UNA INTRODUCCIÓN

por Sirio López Velasco (FURG, Brasil)

¿Neoliberalismo o neuroliberalismo? Emergencia de la ética gladiatoria

por Hugo E. BIAGINI y Diego A. FERNANDEZ PEYCHAUX

EL NEUROLIBERALISMO Y SU ETICA GLADIATORIA[1]

por Hugo E. Biagini y Diego A. Fernández Peychaux

¿Democracia o capitalismo?

por Boaventura de Sousa Santos

La integración latinoamericana en la hora decisiva

por Emir Sader / ALAI

¿Democracia o capitalismo?

por Boaventura de Sousa Santos

El Capital en el siglo XXI

por Carlos Figueroa Ibarra

La xenofobia se pasea por Europa

por Bernardo Kliksberg (Página12)

América Latina: Las nuevas constituciones

por Osvaldo Drozd (Miradas al Sur)

La nueva izquierda en la era neoliberal

por Emir Sader / Página12

Las anteojeras de la derecha liberal

por Ariel Goldstein / Página12

TLC con sabor europeo

por René Báez

Los tres períodos de la globalización capitalista

por Mariano Ciafardini

Dossier México: Terrorismo de Estado vs. digna rabia

por René Báez (Comp.) Centro de Pensamiento Crítico

Romper la conjura del silencio: acción de la mujer en la Independencia

por Edgar Montiel (Jefe de Políticas Culturales UNESCO, Paris 2001-2009)

EL DESPLOME DE LA CIVILIZACIÓN DEL CAPITAL -Prisma latinoamericano-

por René Baez

Brasil: bases para uma nova doutrina de segurança nacional

por Sirio Lopez Velasco (Universidade Federal do Rio Grande )

Colombia entre la paz neoliberal y la paz democrática

por Boaventura de Sousa Santos

/
/ /
/