name="bordes_r1_c1"

EL PENSAMIENTO ALTERNATIVO EN LA ARGENTINA CONTEMPORÁNEA

III. DERECHOS HUMANOS, RESISTENCIA, LIBERACIÓN

Presentación:
Si bien abundan hoy los trabajos de mayor o menor aliento sobre el devenir intelectual y filosófico en nuestro país durante el siglo XX, se adolece en cambio de un panorama sistemático como el que nos proponemos concluir en esta investigación: examinar las principales ideas, tendencias o sensibilidades progresistas, tal como lo hicimos en los dos gruesos volúmenes precedentes. Puntualmente, en este nuevo caso se trata de avanzar hacia la etapa final de un ambicioso plan de trabajo sobre pensamiento alternativo en la Argentina contemporánea que fue desarrollado inicialmente gracias a un subsidio otorgado por el FONCYT (PICT 4-9572), el cual en sus considerandos sostuvo que la temática propuesta venía a cubrir una gigantesca laguna en la literatura especializada (sic).

 

Dicho emprendimiento contó con la colaboración de un nutrido equipo de investigadores, en su mayoría del CONICET, junto a la codirección de los Dres. Arturo Andrés Roig y Hugo Biagini, quien intervino como en esta ocasión en su calidad de investigador responsable de la marcha del proyecto; proyecto que se tradujo en la plasmación de esos grandes volúmenes: El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX, Buenos Aires, Biblos, 2004, tomo I, Identidad, utopía, integración (1900-1930), 551 págs (puede verse digitalmente en www.cecies.org/imagenes/edicion_146.pdf ) y tomo II, Biblos, 2006, Obrerismo, vanguardia, justicia social, 695 págs (idem en www.cecies.org/imagenes/edicion_210.pdf ).

Como un complemento conceptual de tal PICT, los mismos directores, Roig y Biagini, con una mayor dotación de académicos, implementaron una obra de apreciable envergadura que se tradujo en la edición de un Diccionario del Pensamiento Alternativo (Biblos / Universidad Nacional de Lanús) 589 págs (ver facsimilar digitalizado en: http://books.google.com.ar/books?id=kwl9wQrr1_MC&pg=PP1&dq=diccionario del pensamiento alternativo&ei=uL5cSrbbHqnWzATIrJwT#v=onepage&q&f=false ).

Con el respaldo de una obra dotada de ese doble trasfondo, cuadro histórico y marco teórico, se presenta este nuevo proyecto que, de resultar ganancioso, vendría a culminar la labor efectuada mediante la publicación de un tercer y último tomo centrado esta vez en otro período: de autoafirmación cultural y de cruenta lucha por la vigencia de los derechos humanos.

Más en particular, abordaremos diversas nociones claves y emprendimientos que pueden operar como trasfondo para medirse con un orden globalizado como el presente y poder enfrentar el porvenir con un buen crítico sustentado en las identidades culturales, las utopías sociales, los derechos humanos, la integración continental o regional. En este proyecto, si bien no se refrendan las concepciones blindadas de la historia, tampoco se abjura de los grandes proyectos humanistas que pretendían mejorar el mundo ¾hoy abandonados por muchos gobiernos supuestamente avanzados y por el hegemonismo neoliberal, con sus pseudomodernizaciones excluyentes.

Merodearemos por una prolífica ensayística que intenta captar nuestra realidad y formas de ser, en cuanto a sus variedades tanto ideológico-partidistas como disciplinares ¾literaria, política, histórica, filosófica, pedagógica, para-sociológica, etc. ¾, durante etapas altamente conflictivas, muchas veces con cruentas autocracias, grandes claroscuros, exilios, marginaciones, apagones culturales y revanchismos, donde se alterna el hiperadoctrinamiento junto a la censura y las listas negras.

Postulamos una visión de la identidad como proceso regulador y directriz fundado en una complejísima construcción histórica. Bajo tales lineamientos, la dinámica identitaria se conecta con la función utópica, en tanto ambos simbolizan aspiraciones para transformar un ordenamiento maniqueo compuesto por una casta privilegiada y una masa de sumergidos. Aquí tomamos el pensamiento y la práctica utópicas como equiparables a un principismo que se rehúsa a asignarle una validez incontrastable a los modelos enajenantes ¾a la miseria y a las penurias colectivas¾ mientras se propone combatir ese estado inequitativo de cosas y defender los derechos humanos ¾no sólo a la vida, a la libertad y a la igualdad sino, más específicamente a la educación, al trabajo y al tiempo libre.

Se trata entonces de complementar el aporte de los movimientos sociales ¾excluyentemente revalidados por la posmodernidad¾ con un rescate crítico de las causas superiores que, como el nacionalismo continental en los primeros tiempos de la Independencia han permitido concebir un mundo para todos, cuya efectivización sigue siendo una asignatura pendiente, contrarrestada por quienes desde el unicato ideológico intentan minimizar el pensamiento alternativo y acabar con las utopías.


 

1) Objetivos generales

Asumiendo el alto grado de conflictividad histórica ¾pero sin descartar los matices que impiden caer en falsas opciones y excluyentes posturas antinómicas¾, se prestará especial atención a las variantes que han puesto de relieve la creencia en una sociedad más equitativa, en un nuevo tipo humano. Además del análisis autoral, abordaremos un género intelectual y académico bastante fecundo: el de los congresos y las polémicas, donde se han debatido intensamente desde la cuestión social hasta las orientaciones más diversas: neopositivismo, catolicismo posconciliar, existencialismo, marxismo, filosofía de la liberación, pensamiento argentino, etc. Junto a las manifestaciones rupturistas propias de la educación formal, indagaremos en la producción y en las actividades de otros sectores radicalizados.

La problemática de los derechos humanos y su flagrante violación constituirá un leit motiv primordial, habida cuenta de lo que aconteció en nuestro medio: aquello que el fiscal Julio César Strassera denominó la mayor tragedia argentina del siglo XX: el terrorismo de Estado, conocido bajo la figura tristemente célebre de la desaparición sistemática de personas, así como el desmontaje judicial que se llevó a cabo en su momento junto con sus prolongaciones ulteriores a través de la llamada internacionalización de la justicia.

A la luz de las ideas expuestas en los tres volúmenes –los dos anteriores y el que resultará de este último tramo de la investigación, procuraremos trazar un diagnóstico de la situación presente del país y trazar una prognosis en torno al bicentenario, con una eventual comparación entre tres hitos claves ¾1810, 1910, 2010¾,

En síntesis, como objetivos globales a perseguir se encuentran los siguientes motivos:

Ø Recuperar críticamente los grandes asuntos, causas y metas que han permitido concebir un ordenamiento distinto al que emana de aquello que se ha denominado “pensamiento único” (Ignacio Ramonet) o “pensamiento cero” (Saramago).

Ø Equiparar el pensamiento alternativo con un pensamiento abierto y concientizador que pretende reactualizar una plataforma humanista orientada hacia el perfeccionamiento general y el ahondamiento de la democracia, la cual resulta afín con una ética de la solidaridad pero incompatible con el espíritu posesivo.

Ø Deslindar la riqueza teórico-práctica que subyace en el llamado pensamiento alternativo el cual ha ido creciendo aceleradamente en estos tiempos transnacionalizadores.

Ø Señalar que las modalidades alternativas poseen un sentido tridimensional, por designar tanto las actitudes contestatarias —disidentes, de denuncia o simple protesta— como las postulaciones reformistas —de cambios evolutivos— y los encuadramientos que postulan el cambio de estructuras —al estilo de quienes plantean la idea de un nuevo mundo, hombre o sociedad.

Ø Resaltar, dentro del pensamiento alternativo, las líneas teórico-prácticas que —apuntalando la disposición para el emprendimiento colectivo— impugnan el establishment, aspiran a modificar el statu quo y a guiar la conducta hacia un orden más equitativo, mientras cuestionan ex profeso los abordajes autoritarios, tecnocráticos, etnocéntricos, neocoloniales o chovinistas.


 

2) Objetivos específicos e hipótesis de trabajo

Retomando lo dicho, nuestras finalidades particulares consisten en alcanzar estas metas:

- examinar las principales ideas, corrientes o representaciones progresistas impulsadas en Argentina durante el último medio siglo;

- abordar nociones claves para enfrentar un orden globalizado: identidades culturales, utopías sociales, derechos humanos, integración continental o regional;

- especialmente las variantes que han puesto de relieve la creencia en una sociedad o en un mundo mejor;

- a partir de las ideas seleccionadas y reactualizadas, extraer una radiografía del país y reflexionar en torno al bicentenario de nuestra emancipación política y a las tareas esenciales a encarar

- elaborar en consecuencia un proyecto republicano democrático e igualitario.

Para ello tomaremos en cuenta un ciclo irregular de insurgencia y autogestión (1960-2020) en el cual se han planteado, inter alia, nuevos enfoques identitarios, la emergencia de movimientos civiles, la problemática femenina, la integración cultural y la complementación regional y las tesis liberacionistas: del II Congreso Nacional de Filosofía (Córdoba, 1971) al Congreso Pedagógico Nacional (1986-1988) hasta culminar con la innovadora introducción de los Derechos Humanos como política estatal.

[ Más cuestiones circunscriptas a examinar, en el punto 6), págs. 16 a 18, donde se analiza en detalle otros ítems a investigar. ]

Grosso modo, el pensamiento alternativo implica:

· encarar la eventual perspectiva universalista de cada asunto particular;

· referenciar el locus regional y el contexto iberoamericano,

· afrontar el desafío de escribir una problemática ecuménica desde la perspectiva situacional.

· destacar, frente a la modernización neoconservadora, aquéllas resignificaciones que permitan neutralizar el adoctrinamiento capitalista;

Entre otras peculiaridades, el pensamiento alternativo contiene una amplia diversidad temática y disciplinaria, con modalidades tecnológicas, terapéuticas, religiosas, científico-humanísticas y sociales. Además, aluden o invocan directamente a una cultura alternativa un sinnúmero de expresiones: desde la curricula universitaria y académica a una variedad de entidades civiles, sociales y políticas, junto a proyectos, sujetos y espacios, en cuya sistematización y dilucidación radicaría la contribución de la indagatoria propuesta, en la cual se ha acentuado la óptica latinoamericanista.

En tanto hipótesis primordial de trabajo planteamos que el pensamiento alternativo se halla vinculado históricamente a una cultura de la resistencia que, orientada por principios emancipadores, ha sostenido desafíos fundamentales para la urdimbre de utopías innovadoras y la plasmación de identidades positivas, según puede verificarse con mayor o menor intensidad, en diversos períodos contrahegemónicos de la Argentina como los que ya hemos investigado y publicado (1900-1930, 1930-1960) y en determinados momentos que serán objeto de análisis en este último tramo (1960-2010).

Concomitantemente, visualizamos al pensamiento alternativo como integrando un complejo espectro ideológico y anímico: pensamiento libertario, igualitarista, crítico, humanizador, autónomo, intercultural, pluriétnico, ecuménico, popular, formativo, solidario, ensayista, identitario, pacifista, plebiscitario.

En cuanto a actividades y procedimientos que coadyuvarán a la implementación del proyecto se contempla la exposición y discusión de los trabajos resultantes en distintos encuentros locales y regionales, congresos internacionales, seminarios y conferencias donde serán puestos a pruebas y se recabarán muchas colaboraciones adicionales para incluirlas en la obra, como ya se ha llevado a cabo en las circunstancias citadas a continuación.
 
3) Relevancia del problema

Con referencia a lo recién señalado en materia de congresos internacionales, cabe precisar, como un dato altamente significativo, la creciente presencia del pensamiento alternativo, por ejemplo, durante el IX y el X Encuentro del Corredor de las Ideas del Cono Sur (Asunción, 2008, Punta del Este, 2009) y en el XI Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Estudios sobre A. Latina y el Caribe (SOLAR) o en el Congreso Nacional y Surandino de Filosofía (Jujuy, 2009) donde el pensamiento alternativo fungió como simposio autónomo y paso a ocupar, como en el último caso un papel protagónico, al sumarse, en tanto único caso diferenciado, a las disciplinas filosóficas tradicionales.

Más allá de esa singular resonancia institucional, según lo ha puesto de relieve el maestro Arturo Andrés Roig, el pensamiento alternativo como tal se halla, por una parte, íntimamente vinculado a la existencia humana, pues tiene que ver con asuntos de tanta envergadura como el derecho a la utopía y a la esperanza en un mundo mejor. Por otro lado, dicho modus cognoscendi se encuentra presente en las grandes cosmovisiones y construcciones filosóficas que plantean cuestionamientos y cambios, o nacen como alternativas y generan alternativas a su vez.

A juzgar por reiteradas exploraciones y pese a la frecuentísima invocación realizada en los más variados contextos a la necesidad de un modelo alternativo ante el paradigma neoliberal predominante, no existían mayores precedentes en el abordaje y despliegue de una cuestión imperativa como la que nos concierne: el pensamiento alternativo junto con su amplio espectro temático, doctrinario y disciplinar ya insinuado. Ante tales carencias se consolidó un emprendimiento para articular la trama discursiva ligada con el pensamiento alternativo, el cual, pese a su orfandad ya está alcanzando cierto estatuto internético, detectable, por ejemplo, en el buscador Google, no siendo ajeno a ese impulso incursiones orgánicas sobre el particular como las que habían efectuado previamente Biagini y Roig, según se detalla dos ítems más abajo.

 
4) Resultados preliminares y nuestras aportaciones grupales al problema
Como referente temático anterior a este proyecto específico puede citarse un plan acreditado por la Agencia Nacional de Promoción Científica de la Argentina (PICT 9572, 2000) y que dio lugar a dos volúmenes publicados por la editorial Biblos: El pensamiento alternativo en la Argentina (1900-1960) Sendos tomos fueron dirigidos por dos investigadores principales del CONICET: los Dres. Arturo Roig y Hugo Biagini como responsable académico de ese PICT y que ha venido dedicándose reiteradamente al abordaje sobre el particular, v. gr., “Pensamiento alternativo” en el Dictionnaire critique de la mondialisation (http://www.mondialisations.org/), en Ricardo Salas Astrain, Pensamiento crítico latinoamericano (Sgo. de Chile, Universidad Silva Henríquez, 2005), pp. 767-776, o en el Diccionario de Boética patrocinado por la UNESCO y publicado en Colombia.

En cuanto a nuestro diccionario temático, el mismo también ha logrado una apreciable recepción intelectual, comenzando por el propio CONICET. Entre esos reconocimientos pueden citarse los siguientes datos: Revista Ñ, 1/11/2008, pág 16 Nº 266; http://www.voltairenet.org/ 4-9-2008; Diario Miradas al Sur, 04/01/2009, pág 10; Revista La Nación, 18/01/2009, pág 7; Página 12, 26/01/2009, p. 8; Revista Nómada (Univ. San Martín, febrero 2009).

Antes que hacer alusión a los propios frutos intelectuales ad hoc, resulta más procedente mencionar los comentarios recibidos y que han resaltado las aportaciones en cuestión, habiéndose ya registrado más de 150 entradas en la web (según buscador google) sobre el punto nuclear: el pensamiento alternativo y nuestra forma particular de encararlo. Entre esos comentarios descuella el caso de una prestigiosa revista publicada por la UNAM en México, donde se ha resaltado el hecho de que, al analizar nuestro mencionada tomo I, sostiene que dicha obra desmitifica “viejos y pertinaces prejuicios” (Cuadernos Americanos, nº 121, 2007).

“Con el respaldo de la Agencia Nacional de Promoción Científica se concreta en [este] libro un proyecto en que se recuperan las grandes causas y metas humanitarias de crítica al poder y compromiso social. Dirigido por Arturo Roig y Hugo Biagini, el trabajo responde al doble propósito de suplir la ausencia de un panorama sistemático sobre las principales representaciones progresistas que se han dado en nuestro país y de reescribir nuestra memoria y tradiciones populares para medirnos frente al orden globalizado actual, en el que se intenta negar la posibilidad de mejorar significativamente el mundo”

Elena Zubieta Casullo, Abogados, 79, noviembre 2004, p. 58; una versión más extensa por la misma autora en Los Andes, Mendoza, 4 de julio 2004, suplemento cultural.

“Un excelente proyecto intelectual […] Hugo E. Biagini y Arturo A. Roig son los directores de El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX que acaba de distribuir Biblos […] Los trabajos reunidos […] merodean críticamente uno de los períodos mas contrahegemónicos que reconozca la historia política argentina, y debe mencionarse que resulta más que saludable la perspectiva y el cruce, por cuanto no pocas simetrías con esta época globalizadora pueden inferirse de aquella otra, conservadora a ultranza […] El pensamiento alternativo, su incidencia, significación, evolución y alternancia en una producción ensayística invalorable”

El Día, La Plata, 29 agosto 2004.

“[…] a pesar de contener nada menos que 50 artículos de otros tantos autores sobre la misma cantidad de temas, logra tener una unidad problemática. El mérito es adjudicable a sus directores, Arturo Roig y Hugo Biagini, dos destacados especialistas en pensamiento latinoamericano”

Mario Glück, La Capital, Rosario, 7 noviembre 2004,

“En este libro [...] el reconocido filósofo Hugo Biagini, junto a Arturo Roig, se encargaron de recopilar diferentes ensayos que analizan aspectos clave sobre la cultura, la ciencia, la política y las utopías argentinas”

Hoy, La Plata, 9 enero 2005, Revista Semanal, p. 5.

“Aunque texto significativo para lectores especializados en temáticas definidas, este primer tomo de El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX no deja de ser fértil para cualquier lector que desee rastrear […] cómo surgieron diversos modos de disidencia y movimientos intelectuales, políticos y sociales hoy consagrados como puntales tanto de nuevos pensamientos oficiales como de las más beligerantes militancias”

Rogelio C. Paredes, La Nación, Cultura, 13 febrero 2005

“Elaborada por académicos del CONICET e investigadores de distintas universidades nacionales, esta obra colectiva integra una trilogía que compendia la historia de las propuestas alternativas de nuestro país, en donde subyace un desafío mayor que concierne al desarrollo del pensamiento contrahegemónico en este siglo que iniciamos. En efecto, enfrentar el unicato ideológico del neoliberalismo, cuestionar la inmortalidad del capitalismo, y aún la primacía de Occidente como polo excluyente de creación cultural son los enlaces de esta apuesta experta con nuestro tiempo […]”. (M. Luna, La Tecla Eñe, 16, marzo 2005)

“El volumen que nos entregan los directores de esta obra, conocidos por su trayectoria en el campo de la historia de las ideas, se propone recuperar lo que aún queda a la Nación como impulso hacia un reencuentro consigo misma. […] El Pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX, con su riqueza de perspectivas y temáticas, propone un gran desafío a la hora de tratar de sintetizar sus aportes. Sin embargo queda claro que los investigadores que formaron parte de este proyecto cumplen de forma excelente el objetivo de difundir los esquemas alternativos de pensamiento, escapando a la trampa de tradición selectiva previamente aludida” (M. V. Carsen, Temas de historia argentina y americana (UCA) 5, 2004).

“Resulta indispensable mencionar que en este libro los artículos fueron elaborados con mucha seriedad documental” (C. Battezzati Crocco, Estudios Interdisciplinarios de América latina y el Caribe, Universidad de Tel Aviv, 16, 2005).

“una propuesta que tiene el imprescindible propósito contracultural de rescatar para el presente el pensamiento alternativo –tomado como pensamiento crítico, instituyente, cuestionador de lo instituido, de lo que aparece como dado y natural-, recuperándola como posibilidad no clausurada y necesaria […] aborda un campo poco construido dentro de la historia de las ideas en la Argentina, como es el de los esquemas alternativos de pensamiento” (P. I. Sofía, Revista de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Comahue, 11, 2005)

“En un sentido general, la contribución del volumen a la intelección de la dinámica cultural del período podría sintetizarse indicando que buen parte de los estudios que lo conforman consolida y enriquece un haz de nuevos y tal aún no demasiado asentados consensos historiográficos que polemizan con algunos viejos y pertinaces prejuicios” (p.216) … “Lo verdaderamente notable del volumen es que consigue reunir, en un mismo espacio textual, estudios relativos a procesos culturales en apariencia tan alejados entre sí como las peripecias de las distintas expresiones de la cultura de izquierda” … “Se trata pues –qué duda cabe-, de un tomo polifónico que no sólo logra concitar en su seno “numerosas y distintas” voces, sino que también consigue recuperar, recentrando con eficacia, los ecos de un conjunto de figuras, corrientes, procesos y regiones de alguna manera relegadas al “arcón del olvido” por el paso del tiempo, jamás neutral, ni cándido ni ingenuo. De este modo, el libro complementa y enriquece –dotando de articulación relativa a un conjunto de estudios que, aunque existentes, no contaban con una organicidad plena-, a la vez que contrapuntea con otros esfuerzos primordialmente orientados a la exploración del pensamiento de las élites” (ibid.) “a partir de los parámetros establecidos en el “Prólogo” el lector queda invitado a revisar sus propias filas y fobias, a ajustar cuentas, a exorcisar fantasmas, a renovar promesas; en suma a “meter mano” en el armado –personal, colectivo, político- del apasionante rompecabezas de lo alternativo… (p. 218).

Andrés Kozel, Cuadernos Americanos, Mèxico, UNAM, 121, 2007.

También aparecieron comentarios y apreciaciones en distintos medios periodísticos y académicos como Ciencias Sociales (UBA), 60, 2005 y otras publicaciones ad hoc.

 

5) Construcción hipótesis y justificación metodológica

Nuestros trabajos se enrolan dentro de una tradición que, localmente, cuenta entre sus filas a quienes abrieron el juego disciplinario como Korn e Ingenieros; juego proseguido por Alberini, Luis Juan Guerrero, Francisco y José Luis Romero. Dentro de las oscilaciones reflexivas, pugnan varias actitudes fundamentales en los sectores ilustrados de la Argentina: una especular o de transplante, otra asimilativa, que distingue y readapta, mientras que la tercera modalidad trasunta conatos tendientes a producir desarrollos propios e innovadores. Con todo, aún en períodos muy coercitivos asoman ciertos destellos de originalidad y toma de perspectiva. Ello se torna más explicito, v.gr. cuando emergen las preocupaciones en torno a la cultura nacional y la liberación social, como sucedió en los años 60 y 70, con la búsqueda de su validez y sus alcances, o cuando aparecen intentos por desentrañar las conexiones enmascaradoras que guardan la teoría y la praxis humanas.

Procuraremos sobreponernos a las restricciones de nuestra historiografía tradicional, tan ajena a los encuadres teóricos, éticos e interdisciplinarios y tan sumergida en el racconto documental, que termina por perder de vista la materia básica de su emprendimiento: el ser humano y sus antagonismos. Tendremos que esforzarnos por asociar el recaudo erudito y estilístico con la perspectiva crítica y valorativa, estableciendo la conjunción imprescindible de episodios, procesos, testimonios, sensibilidades, intereses y construcciones intelectuales en juego.

Las distintas corrientes, doctrinas, cosmovisiones y elaboraciones conceptuales no serán encaradas en tanto concepciones puras, al estilo filosofista, sino como integrando un discurso que encierra algunos principios claves, v. gr., el de la sustentación del poder, o sea, asumiendo sus correlaciones con la dinámica socio-política y económica de la cual dimanan en definitiva, reoperando también sobre la misma. Apelaremos entonces a puntos de vista como los que ofrece la sociología del conocimiento, la teoría de las ideologías o el marxismo crítico.

La historia del pensamiento se presenta no sólo como disciplina que engloba críticamente a los diferentes campos del saber sino también como una manera de verificar las formas en que se ha asimilado o desafiado el bagaje de ultramar, aunque no haremos hincapié en los devaneos por legitimar el statu quo para concentrarnos en las inflexiones destinadas a promover cambios fundamentales, aunque sin dejar de examinar las relaciones de subordinación que a menudo subyacen tras el aparato enunciativo.

En síntesis, estamos frente a un tipo sui generis y decisivo de enfoque hermenéutico, según el cual la búsqueda de lo objetivo coincide con el develamiento y la realización de la dignidad humana, con nuestra necesidad de afirmarnos, por lo cual nos apartaremos de la dimensión estrictamente profesionalista de una historia de las ideas que no se halle encaminada a incrementar los grados de conciencia y participación social. La estrategia propedéutica consiste pues en abandonar la historia necrófila o aséptica ¾de personajes, sucesos y entelequias¾ para acceder a un miraje normativo, entendiendo que las expresiones y piezas intelectuales no son entes cerrados en sí mismos sino objetivaciones que van resignificándose conforme a los tiempos.

Admitiendo como hipótesis que ya hemos alcanzado la deseable etapa normalizadora con relación a la cultura occidental así como la suficiente capacidad de filosofar por nuestros propios medios, nuestra meta investigativa más preciada consiste en trascender las etapas meramente técnicas y problematizadoras para forjar los rudimentos de una filosofía que de cuenta auténticamente de la realidad argentina, mediante un pensamiento abierto que respete la alteridad, contribuya a desmitificar estructuras anacrónicas y permita avizorar situaciones de menor explotación humana. Dado el carácter inter, multi y transdisciplinario de la indagatoria se prevé, junto al núcleo central formado por filósofos, la colaboración de juristas, pedagogos, historiadores, literatos, sociólogos, economistas, etcétera. 

 

6) Fundamentos, temática y diseño de investigación

En este proyecto nos hemos decidido recuperar críticamente las grandes causas y metas que han permitido concebir un ordenamiento menos excluyente –en consonancia con otros emprendimientos intelectuales como los que predominan por ejemplo en el Corredor de las Ideas del Cono Sur, donde junto con otros colegas pretendemos aunar el análisis de nuestra realidad con el pronuncimiento correspondiente.

Volvemos a reiterar que, como conclusión de los tres volúmenes previstos y de las ideas seleccionadas procuraremos efectuar un diagnóstico de la situación actual y de las salidas eventuales en el bicentenario de la Revolución de Mayo y con la intención de elaborar un proyecto nacional democrático e igualitario. El pensamiento alternativo –en principio abierto y concientizador- se vincula con una cultura de la resistencia que viene revigorizar los grandes proyectos humanistas que buscaban el bienestar general y la profundización de una democracia cercana a la ética de la solidaridad y ajena al espíritu posesivo

Mientras se propugna la integración latinoamericana se rescatan nuevas subjetividades y tipos humanos hasta de que podamos imaginarnos una verdadera conspiración de los desplazados y ninguneados. Con la aparición del intelectual militante y comprometido con nuestra América y con la cuestión social (Ugarte, Ghiraldo, Ingenieros, Alfredo Palacios, Korn, Henríquez Ureña) se problematiza el emblema de los notables para exaltar a los agentes sociales como portaestandartes del cambio.

Como respuesta al proceso y a la ideología de la globalización, el llamado pensamiento alternativo ha crecido aceleradamente bajo el impulso de distintas organizaciones y como objeto particular de estudio. Para su discernimiento puede figurarse un glosario tentativo donde tal pensamiento aparece asimilado a una compleja gama de acepciones calificadoras y a un cúmulo paralelo de expresiones contrapuestas en una ejercitación dialéctica de variado espectro ideológico o anímico: pensamiento progresista versus reaccionario, emergente vs. hegemónico, abierto vs. autoritario, libertario vs. dominante, concientizador vs. doctrinario, utópico vs. distópico, inclusivo vs. excluyente, igualitario vs. discriminatorio, crítico vs. dogmático, humanizador vs. enajenante, autónomo vs. oficial, intercultural vs. monocultural, pluriétnico vs. etnocéntrico, ecuménico vs. chovinista, popular vs. elitista, nacional vs. colonial, formativo vs. acumulativo, solidario vs. narcisista, comprometido vs. indiferente, reformista vs. conservador, revolucionario vs. tradicionalista, ensamblador vs. reduccionista, contestatario vs. políticamente correcto, disidente vs. totalitario, principista vs. fragmentario, autogestionario vs. verticalista, ensayista vs. tratadista, resistente vs. intransigente, universal vs. insular, identitario vs. homogéneo, del género vs. sexista, pacifista vs. gladiatorio, plebiscitario vs. tecnocrático.

Un denominador común, entre utopismo y alternativismo, distinguiría aquellas líneas intelectuales que, apuntalando la capacidad para la acción comunitaria, cuestionan el statu quo, aspiran a modificar profundamente la realidad y a guiar la conducta hacia un orden más equitativo, soslayando ex profeso los abordajes coercitivos, elitescos, tecnocráticos, racistas, neocoloniales, patrioteros y egocéntricos junto al resto de las adjetivaciones que hemos enfrentado en el cuadro descrito

La génesis involuntaria de la expresión “pensamiento alternativo” puede ser atribuida indirectamente a una persona singular: Margaret Thatcher, cuando –hacia 1979, frente a demandas sindicales contrarias a las privatizaciones, a los ajustes salariales y al Estado ultramínimo– pronunció esa frase lapidaria sobre la falta de alternativas fuera de una única vía para el desarrollo que sacraliza el valor de un mercado irrestricto. Así y todo, más allá del colapso provocado por la experiencia autonomista del neozapatismo en Nuestra América, el quiebre relevante y la carta de ciudadanía del pensamiento alternativo en sí mismo viene montada a caballo de la alterglobalización o mundialización contrahegemónica, a partir de los sucesos que tuvieron lugar en Seattle para diciembre de 1999, cuando comienzan a pronunciarse allí los movimientos multisectoriales (ONGs, trabajadores, grupos ecológicos, feministas, estudiantiles) y las concentraciones masivas versus colosos planetarios y líderes occidentales (Grupo de los 8, Organización Mundial del Comercio, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial), en repudio

Simultáneamente, ha ido perdiendo terreno la convicción sobre las bondades intrínsecas de la democracia representativa, como la única forma de gobierno viable, tras el agotamiento de las utopías sesentistas. Si bien las democracias delegadas y administradoras han implicado un relativo avance sobre las dictaduras militares, por distintos motivos se ha producido en las primeras un serio divorcio entre política y ciudadanía.

Frente a la modernización excluyente del neoconservadurismo, hemos implementado un instrumento como el Diccionario del Pensamiento Alternativo en el cual se consignan los rearmes categoriales y resignificaciones que nos auxiliarán en nuestra investigación y a que la gente pueda medirse con el adoctrinamiento capitalista y lo políticamente correcto, para acceder a un ahondamiento efectivo de la democracia. En esa obra se despliega la diversidad temática y disciplinaria que posee dicho pensamiento, con sus variedades tecnológicas, terapéuticas, religiosas, científico-humanísticas y sociales, etc. Nos hemos propuesto así suplir la falta de un panorama sistemático que examine las representaciones y sensibilidades progresistas contemporáneas, ante la compartida urgencia por valernos de nuestras tradiciones populares para enfrentarnos con un orden mundial como el presente, en el cual, a diferencia de otros momentos de mayor protagonismo social, se sostiene la imposibilidad de modificar sensiblemente la naturaleza de las cosas.

Con ello, se pretende recuperar críticamente las grandes causas o metas que han permitido concebir un ordenamiento menos arbitrario a partir de un sinnúmero de expresiones: desde la currícula universitaria a una variedad de entidades civiles, sociales y políticas, junto a la cantidad de proyectos, sujetos y espacios alternativos en nuestros suelos irredentos y cuya dilucidación aspiraría a satisfacer la indagatoria señalada.

Entre esas tantas expresiones -que permiten aludir, comparativamente, a una especie de giro copernicano desde el horizonte sombrío del primado casi absoluto del neoliberalismo a la actualidad- pueden citarse, v.gr., a título general: asambleísmo, consumo solidario, contrapoder, democracia sustantiva, derecho indígena, neozapatismo, neobolivarismo, economía solidaria, empresas recuperadas, consumo responsable, asentamientos, “mandar obedeciendo”, pensamiento periférico, presupuesto participativo,“que se vayan todos”, redes sociales, museo de la memoria, socialismo del siglo XXI y centenares de términos más.

Tales expresiones, en las cuales se conjuga las demandas locales con las continentales, denotan una agenda más ofensiva que no se reduce a denunciar los estragos provocados por la mercadofilia, la libertad de comercio y la libre empresa sino que bregue, contrario sensu, por la regulación estatal y por la preservación del patrimonio público.

El Pensamiento Alternativo encuentra en el período que aborda el Tomo tercero una época a la vez convulsa y esperanzada de la historia argentina, cuyas matrices de representación intelectual y efectos político-sociales aún operan en nuestro propio horizonte histórico de experiencias, todo lo cual constituye también, al menos dentro de las miradas canónicas, un escollo importante a sortear para poder asumir la consabida toma de distancia ante el “material” en cuestión. Como otra forma de control sobre la excelencia de los trabajos, se apelará al arbitraje externo de los mismos, recurriendo por ejemplo, a los expertos que figuran en nuestro revista electrónica Pensaminento Latinoamericano y Alternativo: http://www.cecies.org/ .

No obstante, dicha condición histórico-epocal, que concierne al presente mismo en que nos hayamos implicados, torna a las temáticas y categorías de análisis tributarias del Pensamiento Alternativo singularmente pertinentes y aún perentorias. No es un dato aleatorio a ello que el llamado “pensamiento alternativo” vea sus condiciones de emergencia y formación precisamente en el período histórico que ha de abordar el tomo tercero. Con lo que su exploración analítica y reconstructiva también articula una implicancia autorreferencial sobre su propia historicidad y constitución discursiva.

Cuando los filósofos e historiadores de las ideas Arturo Roig y Hugo Biagini concibieron bajo el término “pensamiento alternativo” la posibilidad de albergar y articular una abigarrada multiplicidad de voces contra-hegemónicas a lo que en las dos últimas décadas del siglo XX se venía gestando como una auténtica revolución conservadora que tuvo por consigna al “neoliberalismo”, esto es, a una filosofía “única” centrada en un dominio unilateral y absoluto del mercado capitalista, era una tarea urgente y acuciosa la reconfiguración y restitución de un campo intelectual crítico capaz de contraponer una utopía liberadora y humanizadora a la utopía negativa y deshumanizadora de un mundo basado en la mercantilización total de las relaciones sociales. En tanto lo alter-nativo es también el reconocimiento de la alteridad, ello no presupone una ontología cerrada sino más bien una filosofía de lo emergente y abierto.

Fundamentalmente, de los entes humanos concretos y situados, aspecto en que lo “alternativo” se vuelve un concepto capaz de alentar y construir un pensamiento encarnado que acompañe, reflexione y se deje afectar por las experiencias de los sujetos latinoamericanos en su fáctica vitalidad. Por cuanto el enfoque alternativo tematiza críticamente las divisiones en sectores sociales, las violencias sociales y políticas, las injusticias y calamidades que padecen los pueblos latinoamericanos, permite avizorar los núcleos utópicos de redención que anidan en las acciones de resistencia, en los actos de justicia, en los gestos de convivencia democrática y aún en los atisbos de de reconciliación en la verdad que el pasado reciente ha dejado como enseñanza, y por cierto, como esperanza en una futura vida no alienada.

Los últimos cincuenta años en la Argentina merecen un acercamiento y tratamiento particularmente atento a la complejidad y aun al enrevesamiento de los hechos y acontecimientos que han tenido lugar, particularmente en determinados procesos y coyunturas. Pero más todavía se torna un requisito del Pensamiento Alternativo la combinación de la diversidad de perspectivas, temáticas y especialidades que requiere su estudio, sin perder por cierto una cierta mirada de conjunto susceptible de agruparlos en una visión integradora. Esta exigencia fue satisfactoriamente cumplida en la edición de los dos tomos precedentes, y merece ser proseguida con intensidad en la elaboración de un tercer y crucial tomo, valga la insistencia, atinente a una época que en buena medida sigue provocando una historia de efectos en el horizonte de nuestra actualidad.

El carácter teórico-práctico que anima en lo íntimo de su arquitectónica conceptual al Pensamiento Alternativo, se pone en juego de modo dramático en la realidad histórica a abordar. Su legitimidad y necesidad en la cultura intelectual de nuestro tiempo procede en buena parte del modo en que el trágico pasado argentino, y las transitorias fases de ventura y emancipación que se cobijaron en algunos momentos, sean algo más que material de archivos y expedientes de investigación, aun cuando sin ellos no ha de elaborarse ninguna conciencia crítica sobre el pasado. Pues el Pensamiento Alternativo, que lo es también frente a toda forma declarada o encubierta de cientificismo y academicismo, comprende rectamente que los dispositivos de investigación no pueden ser disociados de la autorreflexión crítica, y que por ello en sus manos operan también como actitudes intelectuales de emancipación y políticas liberadoras del discurso.

En suma, el pensamiento alternativo supone una perspectiva intelectual y espiritual que conforma un núcleo axiológico fuerte de carácter crítico y emancipatorio. Diversas cualidades le confieren una fuerza liberadora sobre la base de un conjunto activo de intenciones normativas. Así, el pensamiento alternativo es una reflexión propositiva y de contenidos utópicos. Sus intervenciones muestran las injusticias e inequidades que atraviesan nuestras sociedades, a la vez que demandan reformas progresivas o transformaciones radicales de las mismas. Su enfoque es humanista y ecuménico, abierto e inclusivo, integral y proyectivo.

Del pensamiento alternativo se han consignado -a través de distintas publicaciones y proyectos acreditados- una serie de propiedades concomitantes: es emergente, formativo, solidario, comprometido, ensamblador, principista, contestatario, autogestionario, esperanzado. Asimismo, el pensamiento alternativo es un derecho y no meramente una pretensión cognoscitiva. Su racionalidad remite a un horizonte último de justificación que es la propia vida humana, y del mismo modo, a un reconocimiento de la alteridad inalienable de los sujetos. El pensamiento alternativo, por ello, su fundamenta por su apelación no metafísica sino teórico-práctica a la condición humana misma y su denuncia de todas las formas de violencia, poder e iniquidad que la desfiguran y menoscaban.

Corresponde precisar por último algunas iniciativas o realizaciones nodales “alternativas que se han sucedido a lo largo de los períodos en juego y sobre las cuales girará el desarrollo de nuestra investigación (complementar con lo estipulado como tareas peculiares, ut supra, pág. 4 “Objetivos específicos”):

Nacionalización del petróleo y autonomismo farmacológico.

Salario mínimo, vital y móvil.

Estatuto del docente

Tendencias anticapitalistas en las organizaciones sindicales de los años sesenta

Nuevas corrientes artísticas vanguardistas: el Instituto Di Tella y el Centro de Artes Visuales

Confluencias entre organizaciones estudiantiles y movilizaciones obreras en la época del “Cordobazo”: las tendencias “clasistas”. El “Cordobazo” y sus consecuencias renovadoras

Transformaciones en el seno de la Iglesia. El movimiento posconciliar

El ensayismo crítico en los años sesenta: del marxismo historiográfico al revisionismo populista

De la institucionalización académica de las ciencias sociales a la migración forzada de la inteligencia universitaria.

El cambio en la sensibilidad juvenil y la renovación estética.

Cine, música y plástica: espacios de circulación y representaciones rupturistas.

Cultura, política y nación: cinematografía militante, literatura comprometida y nuevas expresiones del arte popular.

La idea de “liberación nacional” a inicios de los años setenta y sus distintas apropiaciones Resignificaciones nacionalistas del Socialismo

La Carta Abierta de Rodolfo Walsh

Las denuncias y la lucha por los derechos humanos: Madres y Abuelas de Plaza de Mayo

Resistencias obreras de base

La Revista Humor registrado como manifestación de una prensa opositora en la época de la dictadura.

El fenómeno de “Teatro Abierto”

La voluntad armada insurgente y la radicalización juvenil: organizaciones, ideologías y acciones.

Guerrilla, masas y partidos: conexiones y desencuentros. Perspectivas revolucionarias

El juicio a las Juntas militares y sus implicancias éticas y políticas

Las primeras manifestaciones de resistencia y el movimiento por los derechos humanos .La labor de la CONADEP

El Acta de Compromiso Democrático

La vida cultural subterránea incipiente. La transición a la República liberal y el sistema de partidos.

La “primavera alfonsinista” y el renacimiento cultural: las nuevas funciones legitimantes del cine, la música popular y los medios audiovisuales.

La normalización democrática en las universidades nacionales y el retorno de la inteligencia exiliada.

Vuelta al latinoamericanismo y a la integración continental.

Nuevas casas de estudios superiores

Primeras experiencias deliberativas y autonomistas. La reconfiguración de las fuerzas políticas, sociales y económicas en las transiciones a la nueva década: preparación de un retorno del nacional-populismo.

Sindicalismo negociador de cúpula versus resistencias sociales espontáneas: desocupados y “piqueteros”. Irrupciones populares

Los Derechos Humanos como política oficial. Anulación del punto final, la obediencia debida y los indultos.

La polìtica científica

La orientación general que determina el diseño de la investigación y sus límites precisos se aparta de un tratamiento historiográfico habitual, pretendidamente neutro u omniabarcativo. Contrario sensu, nuestra óptica se detendrá en esos asuntos concernientes al pensamiento alternativo, según lo hemos venido caracterizando permanentemente y apelando también a una innumerable cantidad de artículos y colaboraciones, tal como ocurrió en las indagatorias anteriores. Siguiendo tal criterio valorativo –aplicado asimismo en el enfoque que le hemos impreso a los períodos previos expuestos en los volúmenes ya éditos– se soslaya forzosa y operativamente el tratamiento frontal de una serie de tópicos que responden a la ideología y a las prácticas autoritarias, como ser:

Democracia restringida y tutela militar. Gobiernos débiles y corporaciones fuertes. El Golpe de 1976 y el “Proceso”: terror estatal, ilegalidad represiva, restauración conservadora. Desmantelamiento del Estado de Bienestar y ortodoxia monetarista: la rearticulación neoliberal de la economía y la concentración financiera, desindustrialización, precarización laboral y pobreza estructural. La dictadura y su reestructuración antimoderna del mundo ideológico: elitismo tradicionalista, cultura aristocratizante, verticalismo pedagógico y catolicismo reaccionario, ultranacionalismo, antiliberalismo político, control de la opinión pública y censura de la expresión. El equívoco de Malvinas y sus efectos. El “menemismo” y la emergencia de una nueva mentalidad política. Nuevo desmantelamiento del Estado y de la protección social: privatizaciones y flexibilizaciones laborales. Globalización y transnacionalización de la economía. Gobernabilidad carismática y convertibilidad monetaria. El estilo popular-conservador presidencial y sus efectos en la mentalidad de masas: exitismo, consumismo, exhibicionismo, individualismo, competitividad, banalización de la existencia. Del post-modernismo al “pensamiento único”. Neocientificismo, burocratización de la cultura académica y ultra-profesionalización del intelectual. Desnacionalización identitaria.

 
 
Bibliografía sumaria
 
 
 
 

Acosta, Y., Filosofía latinoamericana y democracia en clave de derechos humanos, Montevideo, Nordan, 2008                                                                                                                                                   Amin, S. y Hotart, F., Mondialisation des resistances, París, L'Harmattan, 2002

Asselborn, Cruz y Pacheco, Liberación, estética y política, EDUCC, 2009

Berriman, Liberation theology, N. York, Panteón, 1987

Biagini, H., Identidad argentina y pensamiento latinoamericano, UNLa, 2009

- - Fines de siglo, fin de milenio, Alianza, 1996

Bresci, Domingo, Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, Centro Salesiano de Estudios, 1994.

Camarero, Pozzi y Schneider, De la Revolución Libertadora al menemismo. Imago Mundi, 2000.

Campos, M., Diccionario de términos de los derechos humanos, Ariel

Cavarozzi, Marcelo, Autoritarismo y Democracia (1955-1996). Ariel, 1997.

Cerutti Guldberg y Mondragón González, Resistencia popular y ciudadanía restringida, México, UNAM, 2006

- - Filosofía de la liberación latinoamericana, FCE, 2006

Diccionario básico de derechos humanos, México, FLACSO, 2009

Dussel, E., 20 tesis de política, México, Siglo XXI, 2006

- - et al., Pensamiento filosófico latinoamericano, caribeño y “latino”, México, Siglo XXI, 2009

Fóscolo, N. et al, Los derechos humanos en la Argentina, Mendoza, EDIUNC, 2000

Giunta, A., Vanguardia, internacionalismo y política, Siglo XXI, 2008

Godio, J., Historia del movimiento obrero argentino II, Corregidor, 2000

Gogol, E., El concepto del otro en la liberación latinoamericana, Herramienta, 2007

Gómez Martinez, Teología y pensamiento de la liberación…Madrid, Milenio, 1996

Hernández Arregui, Nacionalismo y liberación, Corregidor, 1973

Herrero, F. (comp.), Ensayos sobre la protesta social en la Argentina, UNLa, 2002

Glusberg, Jorge, Arte en Argentina. Del pop-art a la Nueva Imagen, Gaglianone, 1988.

Jelin, E. (comp.), Movimientos sociales y democracia emergente, CEAL, 1987

La desaparición forzada como crimen de lesa humanidad: el "Nunca Mas" y la comunidad internacional: instrumentos juridicos internacionales para la prevención y contra la impunidad, El Grupo, 1989

Laclau, Ernesto y otros, Estado y Política en América Latina, Buenos Aires, Siglo XXI, 1997.

Lejtman Román (comp.), Quince años de Democracia. Norma, Buenos Aires, 1998.

Martín, J. Pablo, Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo. Un debate argentino, Guadalupe, 1992.

Nunca más: informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas. Eudeba, 2007

Pensamiento crítico vs. pensamiento único, Madrid, Debate, 1998

Peralta Ramos, M. y Waisman, C., From military rule to liberal democracy in Argentina, Boulder, Westview, 1987

Pérez Lindo, A., Universidad, política y sociedad, Eudeba, 1985

Pérez Zavala, Arturo Roig. La filosofía latinoamericana como compromiso, Río Cuarto, ICALA, 2005

Pozzi, Pablo, Oposición obrera a la dictadura (1976-1982), Buenos Aires, Contrapunto, 2002.

Puiggrós, Adriana, Qué pasó en la Educación Argentina Buenos Aires, Kapelusz, 1996.

Randle, M., Resistencia civil, Paidós, 1998

Rapoport, M. El laberinto argentino, Eudeba, 1997

Romero Brest, Arte visual en el Di Tella, 1992

Roig, A., Etica del poder y moralidad de la protesta, Mendoza, EDIUNC, 2002

- - (comp.), Argentina del 80 al 80, México, UNAM, 1993

Sanchez Rubio, D., Filosofía, derecho, liberación en A. Latina, Bilbao, Desclée, 1999

Sarlo, Beatriz, La batalla de las ideas (1943-1973), Buenos Aires, Emecé, 2007.

Sidicaro, Ricardo, Los tres peronismos. Buenos Aires, Siglo XXI, 2003.

Spivacow, B, Memorias de un sueño argentino, Colihue, 1995

Tarcus, H, El marxismo olvidado en la Argentina, El Cielo por Asalto, 1996

Veiga, R., Las organizaciones de derechos humanos, CEAL,1985

Vezzetti, Hugo, Pasado y Presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina, Siglo XXI, 2003.

Viaggio, Julio, La trama perversa del Neoliberalismo, Buenos Aires, Dialéctica, 1995.

 

 

/